Aprobado el Pacto contra la Violencia de Género con la abstención de Podemos

El Pleno del Congreso ha dado hoy el visto bueno al pacto de Estado de Violencia de Género con los votos afirmativos de 278 diputados y 65 abstenciones de los representantes de Unidos Podemos y algunos del Grupo Mixto.

Durante el debate, los grupos han reclamado la unanimidad para este pacto al considerarlo histórico y útil en la lucha contra la violencia de género, aunque Unidos Podemos ha insistido en mantener la abstención porque es "insuficiente" y las medidas que contemplan no están garantizadas presupuestariamente.

Los grupos sí que han alcanzado un consenso para incluir en el pacto de Estado de Violencia de Género que se considere víctimas de este tipo de maltrato a las madres cuyos hijos hayan sido asesinados por sus parejas o exparejas para hacerles daño.

AL DEBATE HA ASISTIDO RUTH ORTIZ CUYOS HIJOS FUERON ASESINADOS

Al debate han asistido como público organizaciones feministas y Ruth Ortiz, la mujer de Córdoba cuyos hijos fueron asesinados por su ex marido -José Bretón-, quien ha reconocido sentirse orgullosa por haber conseguido unir a los grupos para que se les reconozca como víctimas de violencia de género y ha opinado que el pacto "es un paso adelante, que tendrá que ir mejorándose".

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, también ha intervenido en el Parlamento de la aprobación del pacto para destacar que se trata de "un día histórico" ante este "mensaje de compromiso y esperanza a todas las víctimas, sus hijos y sus familias".

El debate sobre el pacto se ha centrado en la prioridad de dotar de presupuesto a las 213 medidas que se proponen para erradicar el maltrato y en llamadas a Podemos para que votaran afirmativamente el informe consensuado.

NUEVAS MEDIDAS

Entre las medidas se contempla que la confesión del maltratador dejará de ser atenuante, no se impondrán custodias compartidas en caso de existir hijos y se suspenderán las visitas de estos a la cárcel para ver a su progenitor.

Se establecen medidas psicológicas y económicas para ayudar a las víctimas. Por ejemplo, una mujer maltratada sin recursos, recibirá 6 meses de prestación para rehacer su vida.

En los colegios e institutos se ofrecerá una educación emocional y sexual basada en la igualdad.

Además se universaliza la detección del maltrato en los centros de salud. En el ámbito fiscal, los que ostentan la patria potestad de huérfanos por violencia de género tendrán beneficios tributarios.

Habrá sanciones también para los clubes deportivos que consientan la apología del machismo.

SIN LA UNANIMIDAD ESPERADA

El Pleno del Congreso aprueba hoy las 213 medidas para poner en marcha el pacto de Estado de Violencia de Género, con el apoyo mayoritario de los grupos, pero no la unanimidad que se reclamaba, por la abstención de Unidos Podemos.

En lo que sí ha habido acuerdo ha sido en incluir en el pacto la reforma de la ley para que se considere víctimas de violencia de género a las madres cuyos hijos hayan sido asesinados por sus parejas o ex parejas para hacerles daño, para que tengan acceso a la asistencia, ayuda y protección prevista en la legislación.

MIL MILLONES EN CINCO AÑOS

El Pleno vota las medidas recogidas en el informe elaborado por la Subcomisión para impulsar el pacto, con una dotación económica de 1.000 millones en cinco años, que fue avalado por la Comisión de Igualdad el 28 de julio, con los votos a favor de todos los partidos, excepto Podemos, que se abstuvo.

La portavoz socialista, Ángeles Álvarez, ha defendido doce votos particulares para que se remitan al Gobierno junto al texto de las medidas, además de las iniciativas que ya fueron respaldados en la Comisión, como la reforma del aborto en relación con las menores para que no precisen el consentimiento de sus padres en casos de maltrato.

Los socialistas también han propuesto cambiar la ley que permite a las mujeres no declarar contra sus parejas, anulando en muchos casos la única prueba de cargo contra los maltratadores, y que se garantice el derecho de reparación del daño cuando el Estado tiene responsabilidad por una mala praxis de las administraciones.

Unidos Podemos ha mantenido los argumentos de su enmienda a la totalidad y los 34 votos particulares, por lo que se ha abstenido en la votación definitiva del pacto, según ha confirmado su portavoz, Ángela Rodríguez.

"En estos momentos, sabiendo que nadie va a apoyar nuestra enmienda a la totalidad, ni ninguna otra propuesta, nuestro voto será la abstención", dijo con anterioridad la parlamentaria.

Desde Ciudadanos, Patricia Reyes ha defendido en un voto particular que se establezca "un sistema de control del dinero, para que las distintas asociaciones o administraciones tengan que rendir cuentas y se evalúe la eficacia de esa medida o en su caso se dedique a otra cosa".

Por su parte, la diputada del Grupo Mixto, Marta Sorlí, ha explicado que su grupo ha presentado tres votos para reclamar una ley marco de violencias machistas, equiparar las víctimas de maltrato a las del terrorismo e incluir la prostitución como una forma de este tipo de maltrato.