Amaiur no condena el asesinato de Blanco

Coincidiendo con el 15º aniversario del secuestro y posterior asesinato del concejal del PP en Ermua, Miguel Angel Blanco, los portavoces de Amaiur en el Congreso han evitado este martes condenar su asesinato por parte de ETA, manifestando su "respeto".

El diputado de Amaiur en el Congreso Rafael Larreina ha dicho que el asesinato de Miguel Ángel Blanco "es una injusticia que hay que reparar" y ha manifestado su "respeto a esa familia, como a todas las víctimas que han sufrido injusticias en la historia reciente, sin ningún tipo de excepción". Larreina ha contestado así, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Portavoces, a la pregunta directa de si condenaba el asesinato de Miguel Ángel Blanco a manos de ETA, con motivo del 15 aniversario de su secuestro. El diputado aludía a la Declaración de Aiete y sostenía que ha "condenado ese atentado en muchas ocasiones" y ha aludido a la Declaración de Aiete.

Por su parte, el portavoz de Amaiur, Xabier Mikel Errekondo, ha rehusado hablar de este asunto y se ha remitido a lo dicho por Larreina, cuando le han preguntado varias veces seguidas si condena el asesinato del que fuera concejal del PP en Ermua (Vizcaya).

El portavoz del PP en el Congres, Alfonso Alonso, tachaba de "repugnante" la ausencia de condena por parte de Amaiur. Alonso ha subrayado que negarse a condenar "los crímenes de ETA es justificar los crímenes de ETA". "No podemos permitir esta burla todos los días", ha subrayado Alonso, quien ha recordado que Errekondo, con su acta de diputado, está representando a la soberanía nacional.

Mari Mar Blanco, la hermana del concejal de Ermua Miguel Angel Blanco, víctima de ETA, ha asegurado este martes que es "muy humillante" ver que quienes "aplaudieron" el asesinato del edil, hace 15 años, hoy día estén en las instituciones. "Es muy humillante que aquellos que aplaudieron el secuestro de mi hermano, el tiro en la nuca de mi hermano (...) no han dado ningún paso por participar de la vida democrática", ha afirmado en declaraciones a la Cadena Cope.

Blanco ha manifestado que partidos que hoy se encuentran en las instituciones "son la continuidad del proyecto totalitario excluyente de la banda terrorista". "Han sido legitimados por la Justicia pero siguen sin ser demócratas". "Esto es algo que no podemos ni debemos olvidar porque a día de hoy siguen sin condenar la violencia de ETA, sin reconocer a las víctimas del terrorismo porque lo que han hecho en determinados actos son paripés, y siguen sin pedir perdón a las víctimas y a la sociedad por la historia de terror de casi 50 años de la banda", ha sentenciado.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha asegurado hoy que gracias a la respuesta "contundente, pacífica, valiente y ejemplar" de la sociedad vasca y española hace quince años tras el asesinato del concejal del PP en Ermua Miguel Ángel Blanco "el Estado de derecho ha derrotado a ETA". Así lo ha expresado el ministro en la clausura de la primera Conferencia de Alto Nivel sobre Víctimas del Terrorismo, patrocinada por España y la Unión Europea (UE), en la que ha recordado el "escalofrío" que sintió España hace quince años cuando ETA secuestró y posteriormente asesinó al edil del PP Miguel Ángel Blanco.

Fernández Díaz censura a los que, en referencia a Errekondo, "jalean a los terroristas y son tan cobardes que ni siquiera condenan sus crímenes" y refiriéndose a la banda terrorista aseguraba que "lo que tiene que hacer es disolverse incondicionalmente" porque, adevertía, el Gobierno "no va a negociar ni con ETA ni con sus presos, ni antes ni ahora ni mañana".

Coincidiendo con este aniversario la portavoz del Gobierno vasco, Idoia Mendia, destacaba que el asesinato del concejal del PP Miguel Angel Blanco por parte de ETA, fue "un punto de inflexión" en la "respuesta al terrorismo en las calles" de Euskadi.

Mendia ha asegurado que la muerte de Blanco "no fue en vano", puesto que "conmocionó las conciencias" e hizo que los vascos salieran "masivamente" a la calle para condenar aquel asesinato.

Mendia se ha felicitado por el hecho de que 15 años después, la firmeza de la sociedad y de las instituciones frente a ETA ha propiciado que la banda "deje su actividad terrorista", a pesar de que aún "no ha desaparecido del todo".

Algo en lo que no coincide el portavoz del Grupo Popular en el Parlamento europeo y exministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, quien ha asegurado este martes que ETA está "solamente" en ganar las próximas elecciones autonómicas en el País Vasco y ha señalado que desde 2004, con la llegada al gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, se puso en marcha un proyecto contrario al 'espíritu de Ermua". "ETA solamente está en ganar las elecciones. Ha puesto todos los huevos en la cesta de las elecciones", ha dicho Mayor Oreja en una entrevista de la Cadena Cope.

DECIMO QUINTO ANIVERSARIO DEL SECUESTRO Y ASESINATO DE MIGUEL ANGEL BLANCO

Hace 15 años ETA secuestraba a Miguel Ángel Blanco, un concejal del PP en Ermua (Vizcaya) de 29 años que fue asesinado dos días después, al vencer el plazo para que el Gobierno aceptara la reagrupación de presos. España se echó a la calle en un mar de manos blancas y lazos azules contra ETA que, sin ninguna piedad, desoyó el clamor rotundo y demócrata: Nacían el "espíritu de Ermua" y el Foro civil.

El secuestro, a los 9 días del rescate del funcionario de prisiones Ortega Lara, recordó, por similitud, los del ingeniero de Lemóniz José María Ryan y el capitán de Farmacia Martín Barrios.

Ni Moncloa, ni la unidad de autoridades y partidos (salvo HB), ni la súplica de la Mesa de Ajuria Enea, ni los más de 5.000 efectivos de seguridad evitaron el crimen.

A las 15:30 horas del día 10, aquel joven economista de familia obrera y con planes de boda era visto por última vez cuando se dirigía a trabajar a Eibar y dos horas antes de la llamada a "Egin" comunicando el secuestro y el ultimátum, que venció dos días después, a las 4 de la tarde.

El 12 de julio, Miguel Ángel era hallado en Lasarte, en coma profundo, maniatado y con dos tiros en la nuca, y conducido a un hospital donostiarra donde, horas después, se certificó la muerte.

El entonces ministro del Interior, el popular Jaime Mayor Oreja, ha recordado que fue un crimen a "cámara lenta para hacer sufrir a los españoles". Según ha dicho, "no se podía negociar, no había manera de negociar con ellos, no era aceptable".

En 2006 los etarras asesinos, "Txapote" y "Amaia", fueron condenados a 50 años de cárcel.