Afectados del vuelo de Spanair reclaman sus derechos tras seis años del accidente

La presidenta de la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022 de Spanair, Pilar Vera, cree que la aseguradora Mapfre ve cómo "el caos judicial" beneficia "sus intereses de seguir engordando su cuenta de resultados" y hace sentir a las víctimas "lo repugnantemente barato que resulta morir o lesionarse en España en avión".Vera se ha pronunciado así en la conmemoración en el aeropuerto de Barajas del sexto aniversario del accidente que acabó con la vida de 154 personas el 20 de agosto de 2008, al que ha acudido la ministra de Fomento, Ana Pastor.

La presidenta de las víctimas ha incidido en que la asociación seguirá luchando por que las víctimas cobren las indemnizaciones que les corresponden y sobre todo porque se pongan en marcha medidas y protocolos que permitan que se investiguen a fondo los accidentes aéreos y se asegure la atención a las víctimas.

Durante su discurso, Vera ha explicado que las víctimas siguen luchando por cobrar la póliza del seguro de Mapfre, sobre la que ha dicho que "la moral no es su valor de referente". "Las familias estamos abocadas a litigar con la desigualdad de los infinitos recursos de una poderosa multinacional como Mapfre, que ve cómo el caos judicial al que nos somete la justicia española beneficia extraordinariamente sus intereses de seguir engordando su cuenta de resultados", ha dicho. A continuación ha añadido que eso hace sentir a las víctimas "lo repugnantemente barato que resulta morir o lesionarse en España en un avión".

SE TIENE QUE HACER JUSTICIA

La presidenta de la asociación de víctimas ha incidido en que se tiene que hacer justicia y en que "no puede quedar impune ni olvidarse la tragedia".

Ha recordado que su principal objetivo es "la transparencia y la investigación de las grandes tragedias, de forma independiente".

La ministra de Fomento, que a su llegada al lugar en el que se ha celebrado el primer acto de recuerdo ha saludado a las familias de los fallecidos y a los supervivientes, ha animado a la asociación a seguir con su lucha, que según ha recordado ya ha dado resultados tanto en España como a nivel europeo. Pastor ha anunciado que en los próximos meses presentará en el Congreso de los Diputados el Programa Estatal de Seguridad Operacional, conocido como PESO, que tiene como objetivo crear un marco de concertación, colaboración y prevención permanente para la atención integral en caso de siniestro aéreo.

El programa permitirá la vertebración de un sistema de gestión integral "de todas las desviaciones que pueda haber en la seguridad operacional", según la ministra.

Tras el primer acto en un olivo situado en el exterior de la terminal 2 del aeropuerto, las familias se han dirigido al interior del aeródromo, a la zona conocida como La Paloma, donde también han depositado flores, tras lo que la presidenta de la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022 ofrece una rueda de prensa.

SEXTO ANIVERSARIO

La Asociación de Afectados del Vuelo JK5022 continúa luchando para que el terrible accidente y lo ocurrido después sirva como "un referente" al reconocimiento de los derechos de todos los afectados y víctimas de accidentes aéreos.

Parte de este reconocimiento, incluye el pago de las indemnizaciones a las víctimas del accidente, ocurrido el 20 de agosto de 2008 en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, "en los 20 procesos que continúan abiertos hasta la fecha", recordó la presidenta de la asociación Pilar Vera.

Seis años después y tras el cierre de la causa penal, la aseguradora Mapfre ha indemnizado al 43 por ciento de las víctimas y perjudicados del accidente con 20,5 millones de euros, y ofrece 12,8 millones para los cerca de 130 afectados restantes que se encuentran dentro de las 42 negociaciones en curso que mantiene la aseguradora.

"ESTAMOS COMO AL PRINCIPIO"

En este sentido, la asociación critica que la compañía, además de no acogerse a la normativa que asegura el pago de un anticipo de la compensación, haya fijado una cantidad "inferior" a la que abonó a sus consejeros correspondiente al ejercicio de 2012, cercana a los 13 millones de euros. "Estamos como al principio", aseguró Vera, tras afirmar que la tragedia "estaría enterrada" de no ser por la labor de la asociación durante los últimos años "tanto a nivel interno, como a nivel externo".

Los afectados han decidido recurrir al Tribunal Europeo tras agotar la vía judicial en España, después de que el caso quedara sobreseído por la Audiencia Provincial de Madrid --que levantó la imputación a los dos técnicos juzgados y consideró que su actuación había sido correcta y no constituyó imprudencia--.

Así las cosas, la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022 presentó en marzo una demanda ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo (TEDH), en la que denuncia "infracciones" contra el Convenio Europeo de Derechos Humanos por parte de la Justicia española en este caso.

RECLAMAN UN CUERPO DE INSPECTORES

A pesar de reconocer los avances en el Plan de Asistencia a Víctimas, aprobado mediante un Real Decreto en 2013, desde la AJK5022 consideran que "no se ha avanzado lo suficiente" en materia de seguridad aérea y lamentan la falta de un cuerpo de inspectores en la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA).

"Nadie hasta ahora ha hecho lo que nosotros estamos haciendo", remarcó Vera, que, tras recordar los 12 accidentes graves con más de 1.800 víctimas que han tenido lugar en España, reiteró que la asociación "está creando referentes".La presidenta ha hecho referencia en concreto al accidente del vuelo de la compañía española Swiftair, siniestrado el pasado 24 de julio en Malí y del que no ha podido extraerse información de las cajas negras.

Además del Programa Estatal de Seguridad Operacional para la Aviación Civil (PESO), el Gobierno aprobó el pasado 26 de mayo el Protocolo de Coordinación para la asistencia a las víctimas de accidentes de aviación civil y sus familiares, en el que, según Vera, se reconoce la elaboración del Real Decreto por parte de la asociación.

UN ANTES Y UN DESPUES

Y es que el accidente aéreo de Spanair marcó un antes y un después en seguridad aérea en España. Tras la catástrofe, el Parlamento Europeo aprobó la obligación para las aerolíneas de facilitar la lista de pasajeros en un máximo de dos horas en caso de siniestro, a petición de España.

Además, se creó una Red Europea de Autoridades de Investigación sobre la Seguridad de la Aviación Civil y se emitieron hasta 31 recomendaciones a raíz del informe final de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIC).