Márquez da un paso de gigante para obtener su tercer título mundial

Puede proclamarse campeón del mundo de MotoGP en la próxima carrera

Marc Márquez

deportes

| 26.09.2016 - 10:18 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) dio un paso de gigante para conseguir su tercer título mundial de MotoGP al conseguir la victoria en el Gran Premio de Motorland Aragón que el domingo se disputó en el circuito de Alcañiz. A ello contribuyó la particular pelea que el también español Jorge Lorenzo (Yamaha YZR M 1) mantiene con su compañero de equipo, el italiano Valentino Rossi.

Márquez lo tuvo claro a lo largo de todo el fin de semana pues dominó prácticamente todos los entrenamientos y en carrera salió dispuesto a sentenciar cuanto antes, aunque esa ansia le llevara a cometer un pequeño error que afortunadamente salvó con un codo providencial apoyado en el suelo.

REMONTADA

Aprendida la lección, el piloto de Repsol Honda supo esperar el momento propicio, con los críticos neumáticos Michelin (críticos porque no avisan cuando se les acaba la adherencia y directamente el piloto se va al suelo), que calentó apropiadamente para, a partir de ese momento, iniciar su particular remontada camino de la primera posición y de la victoria, una victoria que en las dos anteriores ediciones de Motorland Aragón, a pesar de presentarse como candidato a la victoria, se le negaron.

Esta vez no hubo errores sin solución y cuando Marc Márquez accedió al liderato ya nadie pudo evitar una victoria que le encauza directamente en el camino hacia el título mundial de 2016, que incluso podría conseguir matemáticamente en la siguiente carrera, en Japón, aunque las combinaciones en Motegi se antojan harto complicadas y el de Repsol Honda no quiere ni oír hablar de ello.

LORENZO LE 'ECHA' UNA MANO CON ROSSI

En cualquier caso a Marc Márquez le vino a ayudar en Alcañiz la manifiesta enemistad declarada entre Jorge Lorenzo y Valentino Rossi, pues hubo una fase de la carrera en la que uno, el italiano, se creció, mientras el otro, el español, pareció no dar pie con bola, pero los términos se invirtieron con el paso de las vueltas y a Jorge Lorenzo le sirvió de acicate, reconocido por él mismo, para dar un "o de pecho final.

Y lo que pudieron ser apenas cinco puntos perdidos en la batalla del Bombo y el Tambor, nombre por el que se conoce a una de las rutas por carretera que llega hasta la localidad turolense de Alcañiz, se acabaron convirtiendo en nueve por culpa del adelantamiento de Lorenzo a Rossi, con la consiguiente satisfacción, obvia, de Marc Márquez.

Resulta complicado pensar, aunque no imposible, que Márquez vaya a ser campeón en Japón, pero lo que no lo es tanto es la lucha fraticida que seguro van a mantener por el subcampeonato Rossi y Lorenzo.

Ambos dicen en público no estar demasiado satisfechos por ese hito deportivo, pero lo cierto es que en su fuero interno ambos querrán, como mínimo, acabar por delante de su rival y vecino de taller, sabedores de que Marc Márquez resulta ya prácticamente inalcanzable y que el mal menor siempre puede ser vencer a su compañero de equipo.