Madrid en Telemadrid.es

Aires de Cantabria en la calle Velázquez

Abre La Marua, un nuevo espacio en el barrio de Salamanca procedente de Santander

La Maruca, en pleno barrio de Salamanca

mimadrid

| 19.11.2013 - 17:55 h
REDACCIÓN

La Maruca, un nuevo espacio en la calle Velázquez, trae a Madrid el aire fresco de la playa cántabra que da nombre al establecimiento. Paco Quirós y Carlos Crespo, empresarios hosteleros de Santander, son los padrinos de este nuevo proyecto, en el que han querido renovarse, rejuvenecerse e imprimir un aire desenfadado y moderno, con toda la elegancia y calidad que les caracteriza. Y no podían haber elegido mejor zona para plasmar esta nueva filosofía que el conocido y siempre de moda barrio de Salamanca de Madrid.

La Maruca abre sus puertas desde las 8 de la mañana hasta las 2 de la madrugada, para ofrecer un sinfín de posibilidades: desayunos, almuerzos, raciones, afterwork, cenas, copas... Punto de encuentro a cualquier hora del día, ya sea frente a un café, a los platos más sabrosos, a una barra de raciones o a un gin tonic premium; por motivo de trabajo, ocio, celebración o cualquier otro encuentro social que nos hacen disfrutar de la vida.

El ambientazo y el éxito están asegurados gracias a un escenario en el que se conjugan de forma mágica, por lo inhabitual, todos los elementos necesarios para lograrlo. La entrada al local llama la atención, puesto que una terraza techada y con suelo climatizado te permite disfrutar, durante todo el año, de esta maravillosa costumbre española: el "terraceo" de verano. Una terraza veraniega frente al mar Cantábrico en el invierno madrileño. Y un punto fuerte definitivo, por si todo lo anterior no fuera suficiente, y que en algunos momentos puede ser determinante, es el precio asequible y muy razonable que ofrece La Maruca.

Decoración

El encargado de desarrollar el proyecto ha sido el estudio de arquitectura Zooco, que ha tenido el reto de transformar un conocido local de Madrid en una nueva idea. El espacio se ha creado mediante planos horizontales en distintos tipos de maderas naturales y planos verticales revestidos con un mosaico de vidrio. Con estos elementos han creado una atmósfera acogedora y cálida, favoreciendo la iluminación clara y alegre del local. Para terminar, han realizado una cuidada selección de mobiliario que da vida y función a la estancia, además de escoger y colocar diversos elementos decorativos que hacen referencia a Santander. Cabe destacar las obras del artista Fernando Bermejo, protagonista en varios ambientes del conjunto y la colaboración del estudio Madame Kaktus.

El local está dividido en dos plantas con varias estancias que acogen a diferentes tipos de público. En la parte de arriba apetece sentarse a desayunar en un "pequeño salón" junto a la luz de la chimenea o tomarse unas raciones en su amplia barra; y la planta baja insinúa una cena romántica que empieza con unas rabas acompañadas de un buen vino, por ejemplo.

Gastronomía

Para comenzar bien el día, La Maruca nos ofrece desayunos desde las 8 de la mañana; tostadas acompañadas de mermeladas y mantequilla de elaboración casera, o bollería artesana son el fuerte de estas horas de la mañana. En cuanto a las comidas y cenas, la cocina se mantiene abierta entre semana hasta las 00:00, y los fines de semana hasta las 00:30. Entre su variedad de platos y raciones destacan, por ejemplo: las Rabas de Santander, pimientos asados de Isla, patatas bravas, albóndigas de ternera, sopa de pescado, y como postre, tarta de limón.

Bebidas

La carta de vinos está compuesta por vinos "actuales", con la intención de buscar vinos de calidad y asequibles a los tiempos actuales, mientras que para tomar una copa cuentan con una selección destacada de ginebras vintage.

Dónde: Velázquez, 54

Teléfono: 917 81 49 69

Horario: de lunes a viernes, de 8.00 a 2.00; sábados y domingos, de 10.00 a 2.00 h.

Precio medio: 25-30 €