Los taxis vuelven a las calles de Madrid aunque los paros pueden repetirse en julio

Los taxis vuelven a las calles de Madrid aunque los paros pueden repetirse en julio

A las 6 de la mañana ha terminado la huelga de taxis en Madrid. Los taxistas amenazan con otra jornada de paro total el 1 de julio si no prohiben UBER, la aplicación de coches compartidos que ha motivado las protestas del sector por intrusismo. Una aplicación, que tras las protestas de ayer, se ha disparado y es la quinta aplicación más descargada aumentado su demanda.

La normalidad ha vuelto hoy al taxi y a las calles de Madrid tras la huelga que ha terminado esta mañana y que dejó ayer sin este servicio a miles de clientes.

Miles de taxistas de Madrid y Barcelona se unían ayer a la jornada de huelga contra la "ilegal" Uber, dejando las ciudades huerfanas de taxis en una jornada de protesta que, según ha informado la Asociación Gremial de Auto Taxi de Madrid, motivó el paro del 100 por cien de los vehículos autotaxis en Madrid, mientras, en Barcelona la jornada de huelga ha sido seguida "mayoritariamente" según un representante de la Mesa Técnica del Area Metropolitana de Barcelona.

Las paradas de aeropuertos, estaciones de ferrocarril y el centro de las ciudades estaban vacías de estos vehículos de trasnporte.

UGT-Uniatramc ha tildado de "éxito" la huelga en el sector del taxi y espera que el seguimiento del cien por cien que ha tenido ayude a la Administración a "recapacitar" y prohibir aplicaciones como Uber y otras similares.

Además advertían que, si no hay una solución, podría producirse una nueva huelga indefinida a nivel nacional a partir del 1 de julio, acompañado de una marcha de los taxistas europeos a Bruselas para colapsar la capital belga.

La Federación Profesional del Taxi de Madrid ha decidido dar de plazo al Gobierno central hasta el 16 junio para conseguir una respuesta al intrusismo en este sector o si no, convocará una manifestación y otra huelga de 24 horas el próximo 1 de julio.

EL GOBIERNO RECLAMA A BRUSELAS UNA REUNIÓN, PERO LA COMISIÓN RECHAZA INTERVENIR

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha solicitado una reunión con el comisario europeo de Transporte, Siim Kallas, con el objetivo de explicarle cuál es la situación en este momento en España en torno al conflicto abierto entre taxistas y las plataformas de transporte alternativo.

Pastor ha destacado que este asunto "es muy importante para todos los países europeos" y ha pedido también que este tema se trate en el próximo Consejo de Ministros de la UE".

Además, la ministra ha subrayado que en España existe "la máxima interlocución, siempre para apoyar un servicio profesional y de calidad". "Tenemos una normativa que está en vigor y es la que siempre tenemos que aplicar", ha apuntado.

Sin embargo, la Comisión Europea ha rechazado la petición de España de intervenir en el conflicto entre el sector del taxi y la aplicación informática 'Uber' y ha dicho que corresponde a las autoridades nacionales y no a la UE regular esta cuestión.

"No es algo que está en el horizonte de la Comisión. No es algo que estamos considerando ni parte de nuestra reacción a las protestas de ayer", ha dicho el portavoz responsable de Agenda Digital, Ryan Heath. "En el actual clima político, no pensamos que la Comisión Europea deba decir que quiere acumular nuevos poderes de esta forma", ha agregado.

"Cuando se aprobaron las directivas pertinentes, quedó muy claro que los Estados miembros querían mantener estas cuestiones como parte de sus competencias. Lo pidieron los Estados miembros y son plenamente capaces porque son legalmente competentes para abordarlo", ha insistido el portavoz. Bruselas siempre ha defendido que "la gente debe cumplir las reglas nacionales y locales".

Sin embargo, la vicepresidenta de la Comisión y responsable de Telecomunicaciones, Neelie Kroes, dijo este miércoles que la huelga de taxistas contra aplicaciones como 'Uber' "no funcionará" y ha aconsejado al sector que se adapte a las nuevas tecnologías y dialogue. "El hecho es que la tecnología digital está cambiando muchos aspectos de nuestras vidas. No podemos abordar estos retos ignorándolos, haciendo huelga o intentando prohibir estas innovaciones", avisó Kroes en su blog.

VICTORIA: ABOGA POR EXIGIR LAS MISMAS CONDICIONES A QUIENES PRESTAN EL MISMO SERVICIO QUE UN TAXI

El consejero de Presidencia y Justicia y portavoz del Gobierno regional, Salvador Victoria, ha considerado este jueves que se debe exigir "las mismas condiciones" administrativas y legales a aquellos que prestan el mismo servicio que un taxi. En rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno, preguntado por la posición del Ejecutivo autonómico ante las protestas de los taxistas contra la aplicación Uber, que permite que los ciudadanos compartan transporte, Victoria ha señalado que el Gobierno", en cualquier sector de actividad económica, está a favor de la competencia, pero en condiciones de igualdad y en cumplimiento de las mismas obligaciones", ya que lo contrario es "competencia desleal".

Tras precisar que no es un tema competencia de la Comunidad, sino europeo y nacional, ha señalado que creen que "hay que exigir a aquellos que prestan un servicio el cumplimiento de mismas condiciones de carácter administrativo y legal porque no es una competencia leal sino desleal".

BOTELLA: MADRID NO PUEDE CONTTROLAR UBER Y LA LEY TIENE QUE ADAPATARSE A LA TECNOLOGIA

Por su parte, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha remarcado este jueves a su salida del Pleno extraordinario que el Ayuntamiento "no puede controlar" aplicaciones como Uber y que la ley "tiene que adaptarse a las nuevas tecnologías".

Después de remarcar la importancia que los taxistas tienen para Madrid, la regidora ha recordado que semanas atrás el Consistorio atendió una de las reivindicaciones del sector permitiendo la publicidad exterior "para que puedan tener más ingresos en época de crisis".

En lo que se refiere a Uber, la alcaldesa ha insistido en que desde el Ayuntamiento no se puede controlar y que "está en consonancia con lo que ocurre cuando se piratea música o películas".

UBER Y OTRAS APLICACIONES

Por su parte, la aplicación móvil de transporte Uber considera que las movilizaciones de los taxistas son desmesuradas y sólo pretenden mantener al sector en "un estado inmovilista y cerrar las puertas a nuevas alternativas para el consumidor".

No es el único, pero Uber se ha convertido en el abanderado del fenómeno del vehículo compartido que ha puesto en jaque a la industria del taxi y que avanza imparable y sin complejos frente a leyes y demandas, gracias al apoyo de sus centenares de miles de usuarios.

La empresa que nació en San Francisco en 2009, en plena crisis, como una alternativa más de transporte urbano ha terminado por sacudir los pilares de un sistema cuyas reglas dejan fuera de juego a sus coches.

Para sus detractores, Uber fomenta la piratería sobre ruedas, para sus partidarios, supone una revolución motora.

Desde sus oficinas en California, el equipo de Uber observaba hoy las manifestaciones de taxistas que paralizaron las principales capitales europeas.

Los trabajadores del gremio protestaban por el modelo de negocio que promueve Uber y que consiste, básicamente, en poner en contacto a través de una aplicación de teléfono a conductores privados con peatones con necesidad de transporte.

Una especie de "autostop 2.0" que hace que potencialmente cualquiera que tenga un coche propio pueda ejercer como si fuera un taxista una vez que Uber da su visto bueno, sin importar que tenga los permisos requeridos por las autoridades.

"Hoy Uber está centrado en Europa en mantener a la gente moviéndose, pase lo que pase, que es lo que hacemos en todas y cada una de las ciudades que servimos", aseguró la compañía en un comunicado.

La empresa se siente avalada en sus posiciones por la aceptación que dice tener allá donde hace acto de presencia (ya está en más de 70 ciudades), una respuesta popular que parece dar a la empresa una suerte de autoridad moral.

"Los europeos votaron abrumadoramente con la punta de sus dedos subiéndose a Uber, descargando Uber y levantándose a favor de más opciones para el consumidor. Por ejemplo, en Londres, las descargas de la aplicación de Uber han subido un 850 % respecto al miércoles pasado", dijo la compañía.

"En resumen, con más opciones de transporte ganan los pasajeros, los conductores y las ciudades. Esto es lo que vimos hoy en Europa", añadió la empresa.

Lo cierto es que Uber, que hace dinero con una comisión sobre el monto final de cada carrera, está acostumbrado a encontrar oposición. Desde San Francisco a Los Ángeles, Boston y Nueva York o Seattle en los estados Unidos.

En esa última ciudad se aprobó una ordenanza muy restrictiva para limitar la práctica de Uber, Lyft y otras empresas similares, y como respuesta una coalición de defensores de coches compartidos recogieron suficientes firmas para bloquear su aplicación y forzar que la medida se someta a una consulta popular.

Uber se congratuló de ello en su blog: "Primero era libertad de transporte. Entonces se convirtió en un movimiento. Ahora es un referéndum".

En septiembre de 2013, el parlamento californiano fue el primero en EEUU en dar el paso y aprobar una regulación que ampara servicios como los de Uber y Lyft. Las compañías tienen muchos frentes abiertos y tratan de movilizar a sus bases para ejercer presión sobre los políticos para continuar con su actividad.

En San Francisco, donde todo empezó y donde los vehículos compartidos cuentan con el beneplácito del alcalde, la batalla sigue abierta para los servicios al aeropuerto, donde los conductores requieren de un permiso especial. Uber no quiere ceder, los gestores aeroportuarios tampoco. Los viajeros, sin embargo, siguen usando la aplicación del móvil para ir a coger el avión.

El tiempo, hasta la fecha, parece estar del lado de Uber en su cruzada. En San Francisco, el gremio de taxistas les demandó en noviembre de 2012. Según datos publicados por Fortune, en enero de 2014 un tercio de los taxistas ya habían empezado a trabajar con Uber.