Un 75% de las viviendas de la Cañada Real podrían ser derribadas

Un 75% de las viviendas de la Cañada Real podrían ser derribadas

Un 75% de las viviendas de la Cañada Real están aquejadas de "afecciones urbanísticas", según un informe elaborado por arquitectos y técnicos de la Comunidad de Madrid, lo que podría llevar a derribarlas y realojar a los vecinos afectados en otras zonas de la región o del propio asentamiento. Así lo ha señalado en declaraciones a los medios el comisionado del Gobierno de la Comunidad para la Cañada Real Galiana, José Antonio Martínez Páramo, que esta mañana se ha reunido en la Asamblea de Madrid con representantes de los grupos políticos y de los ayuntamientos de Madrid, Coslada y Rivas Vaciamadrid, por donde discurre el asentamiento.

"Los planos realizados por los técnicos nos han indicado que el 75% de las viviendas no se pueden quedar donde están", ha comentado.

Entre otras "afecciones urbanísticas" detectadas por los técnicos, ha citado la proximidad de arroyos, lo que podría provocar "crecidas e inundaciones", y de cables de alta tensión, así como otras de tipo acústico.

Martínez Páramo ha dicho que el porcentaje del 75% (que afecta a tramos de los seis sectores de la Cañada Real) es una "foto fija" del "peor de los escenarios", ya que "a partir de aquí se puede mejorar". Para ello, tienen previsto "pedir informes más precisos" e introducir "medidas correctoras para reducir" esta proporción y ver "qué terreno queda libre".

El comisionado de la Comunidad de Madrid ha dicho que en la reunión de hoy han estudiado los planos que acompañan al informe de los técnicos y ha adelantado que, en un encuentro posterior, tiene previsto abordar este asunto con los vecinos de la Cañada Real. Este informe está incluido en uno de los borradores elaborados recientemente sobre la Cañada Real Galiana junto con los grupos parlamentarios y los ayuntamientos afectados.

A pesar del riesgo de derribos, Martínez Páramo ha asegurado que "nadie se va a quedar sin vivienda". "Si hay que reducir la zona, habrá zonas en las que habrá que hacer realojo en altura, habrá zonas en las que habrá que hacer realojos fuera de la propia Cañada Real, hay zonas donde se van a quedar las viviendas que están porque las afecciones las permite, la casuística puede ser muy amplia", ha indicado.

MANIFESTACIÓN DE VECINOS

El asentamiento, de 16 kilómetros de longitud y que discurre en torno a la antigua vía pecuaria de la Cañada Real Galiana, sufre problemas urbanísticos y sociales desde hace más de medio siglo.

En el transcurso de la reunión, alrededor de un centenar de vecinos de la Cañada se han manifestado frente a las puertas de la Asamblea de Madrid para protestar por los posibles derribos. "Han cambiado radicalmente la solución que se estaba previendo para la Cañada Real", ha declarado a los medios Ángel García, arquitecto y vecino del sector cinco presente en la concentración.

En su opinión, el borrador que incluye el informe de los técnicos (al que han tenido acceso y que ha calificado de "lapidario") recoge unas afecciones que "no tienen ningún sentido".

"La solución ha pasado a ser que de las 2.700 viviendas (de la Cañada), sólo se podrían legalizar 300", ha lamentado, al tiempo que ha destacado que esto supondría "demoler la práctica totalidad" del asentamiento.

Unas cifras que contrastan con lo que asegura que se preveía en borradores anteriores sobre la Cañada, que abogaban por "legalizar el máximo número de viviendas posible", excluyendo las que tuvieran afecciones "insalvables".

Además, ha indicado que el informe prevé demoliciones para construir viviendas en altura en la que "sólo se podría realojar" en concepto de alquiler a aquellos vecinos que "no tengan vivienda en propiedad o bien unos ingresos mínimos".