Este viernes se celebra el Día Mundial del Síndrome de Down

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella ha dicho que el testimonio de las personas con síndrome de Dowm "es un grito por la aceptación de la diversidad" y "un grito por la vida". Botella ha participado en uno de los actos celebrados en Madrid con motivo del Día Mundial del Síndrome de Down, que también ha servido para festejar los 25 años de Down Madrid.

"Vuestra labor nos ha ayudado a conocer la discapacidad, a acercarnos a ella con otra mirada. Sabemos que los prejuicios y la falta de oportunidades y expectativas son muchas veces el mayor obstáculo", ha manifestado Botella.

La regidora ha expresado el compromiso del Ayuntamiento de trabajar para que la ciudad sea cada vez más accesible, más libre de barreras para todas las personas con alguna discapacidad y ha dicho que para llevar adelante esta labor, las entidades públicas necesitan apoyarse en asociaciones y grupos que, como Down Madrid, "son maestros en derribar muros".

"En Madrid contamos todos y todos somos importantes", ha asegurado la alcaldesa después de escuchar los testimonios de personas de la asociación Down Madrid, que han lanzado al cielo de Madrid globos para celebrar este día mundial.

EL DON DE LA SONRISA DEL SÍNDROME DE DOWN

Daniel, de un mes y medio, tiene el don de la sonrisa espontánea de muchos de los afectados con el síndrome de Down y hoy ha acudido con sus padres, como muchos otros, al centro de Madrid para celebrar el Día Mundial de esta enfermedad, que padecen alrededor de 35.000 personas en España.

Down España ha querido este mediodía que la Plaza de Callao de Madrid se convirtiera en la de la inclusión, y para ello ha desplegado una pantalla gigante en el que se ha proyectado un vídeo que han realizado personas que sufren esta alteración genética.

Las notas musicales han hecho bailar a muchos de los niños y no tan niños e incluso a los padres que los acompañaban, además de a voluntarios y trabajadores sociales.

Un gran aplauso y una suelta de globos ha dado el pistoletazo de salida a diez recorridos por distintas plazas emblemáticas del centro de la capital para sensibilizar a la sociedad sobre este síndrome, que tiene Daniel, Cristina, Fernando, Gonzalo, Izaskun y muchos, muchos más que han disfrutado hoy con esta celebración.

A Daniel, los colores de los globos le han impactado muchísimo, según decía su padre, Rafa, convencido en la necesidad de salir hoy a la calle "para que no nos quiten los derechos" y para superar las barreras. "La sociedad sólo ve las diferencias, -comenta su madre, Nuria-. Hay barreras, por ejemplo, en el colegio te dicen: 'bueno sí, le puedes traer aquí, pero ¿no estaría mejor en otro sitio?".

"¿Por qué? -se pregunta Nuria-. ¿Se lleva a otro sitio a un niño que sufre una cojera o tiene gafas?. Hay cosas que no entiendo, es más creencia de los padres porque luego los niños son un amor entre ellos".

Por eso, esta joven madre le pide a las autoridades "unos ojos distintos para que miren verdaderamente al niño, no lo que no va a poder hacer, porque verdaderamente ninguna madre sabe a lo que va a poder llegar su hijo".

El presidente de Down España, José Fabian Cámara, lo deja bien claro: "las personas con el síndrome tienen en principio un retraso mental, pero ello no significa que, con los apoyos pertinentes y con una intervención directa, puedan desarrollar sus capacidades como cualquier ser humano. "Estas personas no tienen más limites. Van a llegar más tarde, pero van a llegar, si se le permite llegar", recalca.

Hoy, en este Día Mundial, Cámara hace hincapié en que las personas con Down forman parte de la sociedad y que poner barreras y frenos a su desarrollo "es ponérselas a toda la sociedad", de ahí que sea necesario "que no se recorten las ayudas".

Las familias siguen recibiendo ayudas, según el presidente de Down, pero los niveles de dependencia se están revisando a la baja, por ello, pide que se hagan al alza, al tiempo que se potencie el empleo público para este tipo de enfermos con el fin de lograr su inclusión.

Cristina ya lo ha conseguido hace ocho años. Tiene 34 años, trabaja en una oficina y se encarga del teléfono. "Se me da genial", dice toda contenta, pese a que luego admite que no del todo porque a ella lo que verdaderamente le gustaría es ser actriz, aunque tampoco deja de lado lo de escribir porque ya ha escrito un libro con relatos y poesías, que se llamará como ella.

Y dice cosas que se caen por su propio peso: "alguna gente le da por discriminar sin medir las consecuencias de lo que hablan, pero después se dan cuenta de que la gente no es como creen que es. Yo a esa gente la ignoro porque todas las personas con el síndrome somos capaces de muchas cosas, pero además somos parte de una sociedad muy abierta y grande".

Fernando y Gonzalo, de 38 y 21 años, están en lo de conseguir trabajo. El primero hace prácticas de pinche de cocina, aunque ve difícil lo de conseguir un empleo, mientras el segundo sigue un módulo de ingles, francés e italiano, aunque le gustaría ser dependiente en unos grandes almacenes.

"Se me da de cine atender a la gente, aunque creo que lo tengo mas difícil", concluye.

INTEGRACIÓN SOCIAL DE 176 PERSONAS

La Comunidad y la Fundación Síndrome de Down Madrid han logrado con su estrecha colaboración, a día de hoy, la integración social y laboral de 176 personas con Síndrome de Down, a través de sus programas Stela y SERPAIS. Gracias a estos proyectos, el 62% de los 176 trabajadores tiene un contrato indefinido y el 38% tienen un contrato temporal.

El consejero de Asuntos Sociales, Jesús Fermosel, ha presentado en la Fundación Síndrome de Down Madrid, el vídeo de la campaña para conmemorar el Día Mundial del Síndrome de Down, que se ha llevado a cabo en colaboración con otras entidades internacionales. Además, se difundirá en más de 12 países, entre ellos, Estados Unidos, Rusia, Nueva Zelanda, Gran Bretaña y los principales países europeos.

Entre otras iniciativas, el consejero ha destacado que el Gobierno regional apoya a la Fundación en el desarrollo de los proyectos Stela y SERPAIS. El primero de ellos es un programa destinado a la inserción social y laboral de personas con discapacidad intelectual en empresas ordinarias; mientras que el objetivo principal del Programa SERPAIS es el de proporcionar un servicio de apoyo dirigido a personas con discapacidad intelectual para facilitar su independencia, el acceso y mantenimiento de un empleo, y sus relaciones sociales en entornos ordinarios de trabajo.

OTRAS INICIATIVAS

La Comunidad y la Fundación Síndrome de Down Madrid participan conjuntamente en otras iniciativas. “Disponemos de 110 plazas en el Centro de Atención Temprana María Isabel Zulueta de la Fundación, en el que niñas y niños de 0 a 6 años con algún tipo de discapacidad o riesgo de padecerla, reciben los tratamientos especializados más apropiados para cada caso, como estimulación, logopedia, psicomotricidad o fisioterapia”, ha explicado Fermosel.

Además, la Comunidad y la Fundación fomentan la autonomía personal y la vida independiente de personas con Síndrome de Down, a través del Centro Ocupacional Tres Olivos. “Todas estas actuaciones y recursos son una muestra del firme compromiso que tiene el Gobierno regional con las personas con discapacidad, con sus familias y con las entidades que las representan”, ha afirmado el consejero.

La Comunidad garantiza una atención especializada y gratuita a través de las más de 21.000 plazas que conforman la Red de Atención Social a personas con discapacidad intelectual, física y sensorial, personas con enfermedad mental y atención temprana. 13.066 plazas corresponden a discapacidad intelectual, física y sensorial y 5.734 a personas con enfermedad mental grave y duradera.

A estas plazas hay que sumar las 2.373 de los Centros de Atención Temprana para personas con discapacidad de 0 a 6 años.