El cierre del vertedero de Alcalá se pospone hasta pasadas las elecciones 26M

Vertedero de Alcalá de Henares
Vertedero de Alcalá de Henares

El cierre del vertedero de Alcalá de Henares se prolongará hasta pasadas las elecciones municipales y autonómicas del 26 de mayo, prevista anteriormente para finales de abril, después de matizar la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid en una carta a la Mancomunidad del Este que la cota máxima de 634 metros para su colmatación no incluye la altura del sellado del vertedero.

En la carta remitida por el director general de Medio Ambiente, Luis del Olmo, fechada el 19 de febrero, la Consejería matiza como contestación a una solicitud de aclaración por parte de la Mancomunidad del Este que "634 es la cota de relleno de residuos, incluidas las tierras de cubrición, sin incluir el sellado del vertedero".

Según las primeras estimaciones de los servicios técnicos de la Mancomunidad –que realizan en estos días los nuevos cálculos-, la vida útil del vertedero de Alcalá de Henares se alargaría al menos hasta el mes de agosto, han precisado a EFE fuentes de la Mancomunidad.Esta prolongación de la vida útil del vertedero de Alcalá de Henares, en el que se depositan los residuos de los 31 municipios de la Mancomunidad del Este, no será suficiente sin embargo para que llegue abierto a la puesta en funcionamiento de la futura planta de tratamiento de residuos de Loeches, prevista para 2020.

"Como alcalde de Alcalá creo que es una interpretación un tanto forzada y que no resuelve el problema a medio o largo plazo de donde irán los residuos de la Mancomunidad durante el periodo transitorio", indica a Efe el presidente de la Mancomunidad del Este y alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios, en referencia al plazo de "prácticamente un año" entre el cierre del vertedero de Alcalá y la apertura de la planta de Loeches.

"Se tendrá que avanzar en tomar una decisión sobre dónde depositar los residuos de la Mancomunidad en este periodo", señala, y añade que en todo momento la Mancomunidad y la Consejería han mantenido los "contactos a nivel técnico" para buscar una solución. "Nuestra valoración desde Alcalá es negativa, porque teníamos el compromiso y voluntad de cerrar el vertedero lo antes posible y poco a poco se va alargando su vida", dice el alcalde de Alcalá.

Rodríguez Palacios señala que, tras esta última postergación del cierre del vertedero, "no se debería modificar de manera sustancial la autorización" por parte de la Comunidad de Madrid, "o producirse una nueva autoriza ambiental, porque la altura del vertedero es ya muy elevada y existiría riesgo de daños estructurales".El alcalde descarta también la opción de la apertura de un sexto vaso en el vertedero, ya que "no existe espacio disponible porque el quinto vaso ya ocupó toda la superficie expropiada".