La capital recibió casi 650.000 turistas en noviembre, lo que garantiza que se superará el récord anual de visitante

Junta de Gobierno

La capital batió el récord de turistas y pernoctaciones en el mes de noviembre de toda su historia, con 647.147 visitantes y 1,25 millones de reservas hoteleras, superando así los datos de noviembre de 2007, lo más altos hasta ahora, y garantizando que la capital superará también las cifras obtenidas el pasado año.

Así lo ha asegurado este jueves el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, durante la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, en la que ha informado de que las 647.147 personas que visitaron la ciudad el pasado mes supusieron un 10,7 por ciento más que en noviembre de 2009, prácticamente el doble del crecimiento experimentado a nivel nacional en las mismas fechas, que se quedó en el 5,2 por ciento.

"Son datos verdaderamente formidables, con un crecimiento especialmente destacable en el turismo extranjero, que creció por encima del 20 por ciento interanual, lo que supone un crecimiento espectacular y muy importante en tiempos de crisis económica", ha señalado el primer edil.

De esta manera, noviembre continúa con la tendencia registrada desde diciembre de 2009, periodo en el que Madrid ha recibido un total de 7.819.200 turistas, la "cifra más alta jamás registrada en un periodo acumulado de doce meses" y un 10 por ciento más que en el mismo periodo anterior, frente al incremento del 6,3 por ciento nacional en las mismas fechas. "Hemos batido el récord histórico absoluto", se ha felicitado el regidor.

Así, el acumulado entre enero y noviembre de 2010 supera ya los 7,2 millones de visitantes, lo que hace que las "expectativas de los próximos meses son extraordinariamente positivas" y "garantiza, a falta de los datos de diciembre, que 2010 se cerrará con una cifra de visitantes récord", desbancando así al mejor año hasta la fecha, que fue 2007 con un total de 7,3 millones de visitantes.

Y todo ello teniendo en cuenta que la ciudad está recibiendo "más visitantes de los que tenía antes de que la crisis económica estallase con toda su virulencia", ha destacado el alcalde señalando no obstante, que las cifras definitivas del año se verán afectadas por el paro de los controladores aéreos en el pasado puente de la Inmaculada, una situación que afectará fundamentalmente al número de viajeros, y no tanto a las pernoctaciones.

"Algo afectará, sin duda, pero probablemente se reducirá el número de visitantes más que el de pernoctaciones, porque hubo muchos que no pudieron llegar a Madrid, pero otros que no pudieron salir. Y eso es malo porque no es lo mismo un turista retenido, que venía con una capacidad de gasto para los días que iba a estar, que uno nuevo que habría gastado, además de en el hotel, en comercio, ocio...", ha añadido.

LAS PERNOCTACIONES TAMBIEN SUBEN

Con respecto a las pernoctaciones, este mes de noviembre se registraron 1,25 millones, lo que supone un crecimiento interanual del 12 por ciento, "cinco puntos por encima del incremento de España, que quedó en el 7,2 por ciento", ha apuntado el primer edil.

"También en pernoctaciones se consigue una cifra récord, tanto en noviembre como en el acumulado de los últimos doce meses. Ningún noviembre los hoteles de Madrid habían tenido tantas pernoctaciones", ha señalado, apuntando que desde el pasado mes de diciembre, ya se suman más de 15 millones.

Y es que tan sólo entre enero y noviembre se han superado los 14 millones de pernoctaciones en la capital, lo que supone un 12,2 por ciento más que en el mismo periodo de 2009 y "prácticamente el doble" del incremento nacional, que se quedó en el 6,8 por ciento para los mismos meses.

MERITO DEL SECTOR

"Creo que es muy importante que analicemos que, en tiempos de crisis, el comportamiento del turismo en España está siendo muy positivo. El comportamiento de Madrid duplica el éxito que está teniendo el crecimiento del turismo en España, con el aumento más espectacular y destacable en el turismo extranjero: no sólo hay más visitantes sino que es un turismo que está dejando bastantes más recursos económicos porque aumenta el número de pernoctaciones", ha reflexionado Gallardón.

Así, a su entender estas buenas cifras son resultado de "la proyección importante que la marca 'España' y la marca '`Madrid!' han tenido fuera del territorio nacional, vinculada en muchas ocasiones a acontecimientos deportivos" --especialmente de cara al turista extranjero--, y también del buen hacer del sector.

"Creo que en tiempos de crisis ésta es una muy buena noticia para el sector hotelero, que lo ha pasado mal. Y me parece muy importante elogiar la profesionalidad del sector que, cuando afrontó la crisis, hizo una rebaja de precios que muchas veces lo colocaba por debajo del umbral de la rentabilidad. Pero era una inversión de futuro porque en lugar de perder clientes consiguió mantenerlos, fidelizarlos", ha felicitado.

A su entender, gracias a este modo de actuar los hosteleros madrileños han "garantizado que, "cuando se supere la crisis, se mantendrá el número de turistas y pernoctaciones, recuperando los ingresos correspondientes a las tarifas homologadas de los tiempos en que no había crisis".

TASA TURISTICA

Por otra parte, el primer edil ha sido preguntado por la propuesta planteada por el Grupo Municipal de IU para crear una Tasa Turística. Así, Gallardón ha insistido en el argumento esgrimido en el pleno de este miércoles por su delegado de Hacienda, Juan Bravo, de que el Consistorio no tiene competencias para implantar esa figura.

"No podemos implantarla nosotros ni ningún otro ayuntamiento. Lo llamamos tasa turística pero en realidad es un impuesto, porque una tasa exige la contraprestación específica de un servicio y jurídicamente no se puede justificar ningún servicio específico que se preste al turista y que pueda ser cuantificado. Para ser susceptible de tasa tiene que ser un servicio más preciso", ha explicado el alcalde.

Es decir, que en realidad este tipo de figura fiscal es un impuesto, e implantarlo "no corresponde a los ayuntamientos sino que tiene reserva de ley y tiene que ser el Gobierno de España el que decida, en su caso, aplicarlo o no", una medida que el Consistorio madrileño no pedirá a José Luis Rodríguez Zapatero porque esta tasa "tiene efectos positivos pero también negativos".

"Puede ser una medida disuasoria, porque encarece el coste del desplazamiento y no sabemos hasta qué punto podría afectar a los visitantes; pero también tiene otros efectos positivos. En este momento no estaría en condiciones de decir cuáles son mejores o peores", ha señalado.

En cualquier caso, y aunque ha insistido en que la capital no efectuará ninguna petición al Ejecutivo de la Nación en este sentido, Gallardón ha asegurado que si finalmente se introdujese este impuesto

el Ayuntamiento destinaría "el cien por ciento de lo recaudado por este concepto a promoción turística de la ciudad".

"Eso es un compromiso anticipado, y sería para compensar ese posible efecto disuasorio. Pero nosotros no lo vamos a pedir porque tiene efectos también negativos. Por tanto, en la duda, no pediremos la implantación de ese impuesto", ha zanjado.