El transporte centra un tercio de las medidas para mejorar la calidad del aire

Tres de cada diez iniciativas desarrolladas por la Comunidad de Madrid de aquí a 2020 para mejorar la calidad del aire en la región estarán centradas en el transporte. El Gobierno madrileño ha convertido la actuación sobre este sector en una línea estratégica de su política medioambiental.

Este sector es responsable del 45% de las emisiones totales de dióxido de carbono y del 68% de las emisiones totales de óxido de nitrógeno. Así, 18 de las 57 medidas contempladas en el nuevo Plan Azul+ para el periodo 2013-2020 tendrán por objetivo la reducción de la contaminación provocada por una flota de turismos que alcanza en la Comunidad de Madrid los 3,3 millones.

De ellos, el 42,98% utiliza la gasolina como combustible, el 57,03% el diesel y sólo el 0,04% emplea otra fuente de alimentación. “La vocación de Madrid de abrir brecha en la implantación de la movilidad eléctrica a nivel nacional se está viendo acompañada y reforzada por las empresas de los distintos sectores implicados.

Actualmente, Madrid es la comunidad autónoma donde se venden más coches eléctricos. En 2013 los madrileños adquirieron 352 vehículos de cero emisiones, un 124,2% más que al año anterior. Y en lo que va de 2014, las cifras apuntan de nuevo a la Comunidad de Madrid como líder en este mercado, ya que 15 de los 18 vehículos eléctricos que se vendieron en enero en España fueron matriculados en la región.

PAQUETE INTEGRAL DE MEDIDAS

Junto con las ayudas a la renovación de la flota convencional de taxis, que cuentan con un presupuesto de un millón de euros al año hasta 2020, el Gobierno regional mantiene su apuesta por la colaboración público-privada para el fomento del uso del vehículo a gas mediante su promoción y la consolidación de una red de suministro adecuada, así como el fomento de la compra o adaptación de vehículos para el uso de estos combustibles alternativos, principalmente en flotas de empresas.

La renovación de autobuses, el apoyo a la incentivación fiscal de vehículos limpios, el uso prioritario en los carriles BUS-VAO, el fomento de sistemas de transporte alternativo o la reducción de las emisiones difusas de la actividad del aeropuerto de Barajas, junto con los acuerdos de colaboración con fabricantes, conforman algunas de las líneas de acción de cara a reducir las emisiones contaminantes procedentes del sector del transporte.