Los trabajadores de Metro desconvocan los paros parciales indefinidos

Metro cifra en un 46% el seguimiento de la huelga frente al 97% de los sindicatos
Metro cifra en un 46% el seguimiento de la huelga frente al 97% de los sindicatos |Telemadrid

Los trabajadores de Metro de Madrid han decidido desconvocar las huelgas parciales que iban a comenzar este jueves 16 de enero en el suburbano y que iban a prolongarse de forma indefinida.

Los empleados han considerado la decisión de anular esta nueva convocatoria, tras las huelgas parciales llevadas a cabo en los últimos meses, como "un gesto de buena voluntad" para entablar negociaciones como la empresa, según han indicado fuentes sindicales.

Un total de 527 profesionales de Metro han votado en las dos asambleas que se han celebrado este miercoles a favor de no llevar adelante los paros parciales, con los que la plantilla pretendía denunciar el incumplimiento del convenio colectivo, el empeoramiento del servicio y la subida de tarifas.

El secretario del comité de empresa ha explicado que la asamblea matinal ha optado por "dar una oportunidad" a la dirección de Metro de Madrid para que se siente a negociar la salida del conflicto "sin la presión" de unos paros inminentes aunque "con la presión" de que éstos se podrían llevar a cabo, con carácter indefinido, a partir del día 23.

CAVERO: UN PASO ADELANTE

El consejero de Transportes, Infraestructuras y Viviendas, Pablo Cavero, ha considerado este miércoles un ejercicio de "responsabilidad" y "un paso adelante" el deseo del Sindicato de Conductores de Metro de desconvocar la huelga indefinida prevista para este jueves.

Cavero ha valorado positivamente la posición del Sindicato de Conductores, consensuada en una asamblea de afiliados este lunes, y que aboga por dar cierto margen a la empresa para la negociación del convenio colectivo de 2013. Precisamente, Cavero ha indicado que su Consejería está dispuesta a "sentarse a negociar" este nuevo convenio con los representantes sindicales, aunque, el consejero ha precisado que estos deben "ser conscientes" de que el transporte público madrileño cuenta con un déficit de 800 millones.

"Vamos a pedir un esfuerzo a todos los representantes sindicales para que, en este momento del ciclo y de forma coyuntural, hagan un esfuerzo para abrocharse el cinturón", ha incidido Cavero, que ha añadido que estos ajustes ya los han hecho las empresas privadas hace cuatro o cinco años y las públicas, desde hace dos o tres.

En este sentido, el consejero ha recalcado que los "privilegios" que piden los representantes sindicales no pueden ser los mismos ahora, que en la "época de vacas gordas". "Nos encontramos en el quinto año de crisis, en un momento histórico pera nuestra joven democracia, y no podemos perpetuar esos privilegios", ha apostillado.

Además, el consejero ha atribuido la caída del número de viajeros en el transporte madrileño, que ha sido de un 8,4 por ciento en Metro y de un 8,6 por ciento en los autobuses urbanos durante el mes de noviembre respecto al mismo mes de 2011, al aumento del desempleo.

"Si hay menos trabajo, hay menos viajes", ha subrayado Cavero, que ha apuntado que "el número de viajeros del Metro depende en un 80 por ciento de la movilidad laboral", es decir, de las personas que utilizan el suburbano para acudir y volver del trabajo.