El trabajador enfermo por amianto ve negligencia en la actuación de Metro Madrid

Uno de los tres trabajadores del Metro de Madrid con una enfermedad profesional reconocida como consecuencia de la exposición a fibras de amianto ha considerado hoy en la Asamblea de Madrid que la empresa ha actuado "con negligencia" en la información y la formación de sus empleados. Así lo ha manifestado Santos González Rollán, de 58 años, trabajador activo del Metro de Madrid de la Sección de Multifuncionales, durante su comparecencia ante la comisión de investigación sobre el amianto en el suburbano madrileño.

González Rollán ingresó en la compañía el 11 de enero de 1976 para ocuparse del mantenimiento de las escaleras mecánicas, aunque en los últimos años su tarea se ha ampliado a otras instalaciones como las estaciones y el alumbrado.

En 2013, a la vista de una radiografía de tórax, los médicos le preguntaron si manipulaba amianto, en febrero de 2016 le diagnosticaron asbestosis y en abril de 2018 le reconocieron la enfermedad profesional.

Ha explicado que en su primera etapa en Metro se dedicaba al mantenimiento de las escaleras mecánicas, cuando las zapatas de freno y los pasamanos de las escaleras llevaban componentes con amianto, sin conocer los riesgos derivados de la manipulación de estas piezas.

El trabajador ha precisado que, junto a sus compañeros, llegaron a ser unas 110 personas, taladraba, cortaba, lijaba y barría materiales con amianto, lo que desprendía un polvillo, sin que fuera consciente de la peligrosidad de estos elementos que estaba utilizando porque no tenía ninguna información.

Ha asegurado que no tuvo conocimiento de un informe sobre la presencia de amianto en Metro de Madrid, que firmó en 2003 el responsable de Salud Laboral, Pablo Arranz.

A partir del año 2003, ha dicho, no fue informado de las localizaciones del suburbano donde había presencia de amianto, ni le facilitaron mascarillas o guantes, ni le ofrecieron un protocolo de actuación, en caso de encontrarse con este mineral.

Ha señalado que tampoco recibió formación sobre la manipulación de elementos con riesgo de presencia de amianto, sino solamente sobre el mantenimiento de las escaleras mecánicas.

"Ahora, sí", ha aseverado, se siente "maltratado" por la dirección de Metro por su falta de acción en el desarrollo de medidas preventivas para la salud de los trabajadores.

Ha afirmado que no ha recibido ningún tipo de apoyo de la compañía y que en los últimos cinco años la dirección le ha ofrecido la posibilidad de someterse a dos revisiones médicas relacionadas con el amianto.

DIRECTOR DE INGENIERÍA Y MANTENIMIENTO

En la comisión también ha comparecido Francisco Javier González Fernández, que fue director de Ingeniería, Mantenimiento e I+D de Material Móvil e Instalaciones de Metro en 2003, quien ha indicado que no conoce el informe sobre la presencia de amianto en Metro de Madrid de 2003.

Ha recordado que en 2003 técnicos de su departamento junto con los servicios de Salud, Prevención de Riesgos Laborales y Formación tomaron medidas para paliar los posibles efectos de la presencia del amianto en el material móvil, que tenían identificada gracias a la colaboración de los fabricantes de los trenes.

Entre 2003 y 2004, ha añadido, se decidió "encapsular", lo que concretamente suponía "darle un barniz", a un componente eléctrico denominado "apagachispas", para asegurar que las fibras de amianto no salieran con una potencial degradación.Con anterioridad, entre 1990 y 1992, según ha indicado, se cambiaron las zapatas de los trenes para evitar el amianto por una recomendación de la Unión Internacional de Transportes Públicos (UITP).

Metro de Madrid, que creó en marzo una comisión de seguimiento sobre este asunto, anunció el mes pasado un plan para retirar el amianto que se llevará a cabo en 53 de las 301 estaciones del suburbano en ocho años.