La terraza donde cayeron los cascotes del bacón tenía denegada por dos veces la licencia

La terraza donde cayeron los cascotes del bacón tenía denegada por dos veces la licencia