La teleasistencia costará hasta 12 euros a los madrileños que ingresen más de 999

El 34,3% de las madrileños que cuentan con teleasistencia, los que tienen rentas por debajo de 460 euros al mes, seguirá exento del pago de este servicio, mientras que un 7,9%, aquellos que perciben una renta superior a los 999 euros mensuales, abonará 12 euros al mes. Entre ambos extremos, el 25,3% pagará tres euros al mes, el 18 % seis euros y el 13 % nueve euros.

Este sistema se aplicará a partir del 1 de julio próximo a las personas que accedan por primera vez a este servicio y a todos a partir del 1 de enero de 2014, ha indicado hoy la alcaldesa, Ana Botella, que lo ha calificado como "un sistema de copago progresivo", ya que se aplica en función de la renta per cápita.

Hasta ahora, los usuarios con pensión máxima contributiva pagaban la totalidad del coste del servicio y por debajo de esa cantidad estaban exentos, como lo estaban también todos los mayores de 80 años independientemente de sus ingresos,

A una pregunta al respecto en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno local, la alcaldesa ha recordado que este copago se aplicará en cumplimiento de la ley de Servicios Sociales de la Comunidad de Madrid de 2003 y con el objetivo de "hacer sostenible el servicio de teleasistencia".

"Todos estamos ajustando todos los gastos porque tenemos que hacer el sistema sostenible económicamente en el tiempo", ha declarado Botella, que ha destacado que "Madrid es la ciudad con mayor número de tealeasistencias".

Además, Botella ha afirmado que el Ayuntamiento de Madrid puede "seguir manteniendo el discurso de que la ciudad de Madrid sigue atendiendo a aquellos que más lo necesitan".

MADRID SIGUE PERDIENDO HABITANTES, 22.304 EN 2012

Por otra parte, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento ha aprobado hoy el Padrón Municipal de Habitantes a 1 de enero de 2013 . La ciudad de Madrid tenía a 1 de enero de este año 3.215.633 habitantes, lo que supone el cuarto descenso anual consecutivo, en este caso de 22.304 vecinos, un 0,69% inferior al de 2011, según ha informado en rueda de prensa la alcaldesa, Ana Botella.

En 2011, la población de la capital disminuyó en cerca de 32.000 personas y se situó en 3.237.937 ciudadanos, tras darse de baja en el padrón municipal 213.870 personas y darse de alta 181.946. El año anterior, Madrid contaba a 1 de enero con 3.269.861 habitantes inscritos, 1.736.639 mujeres y 1.533.222 hombres, tras perder 14.249 habitantes.

El último año en el que Madrid ganó población fue 2009, cuando registró 179.820 altas y 168.716 bajas en el padrón, con un saldo positivo de 11.104 habitantes que elevó la cifra de habitantes a 3.284.110. El año pasado se registraron 180.666 altas frente a 202.970 bajas.

Por sexos, la cifra de mujeres descendió en 8.609 afiliaciones (-0,50%) y la de hombres en 13.695 (-0,91%). Así, de los inscritos, 1.716.208 son mujeres y 1.499.425, hombres.

Esto supone 1,14 mujeres por hombre, de manera que la capital continúa con su tendencia histórica de tener más mujeres censadas que hombres. El predominio femenino se da en todos los distritos: Chamberí, con una relación de 1,30 mujeres por hombre, es el distrito con mayor proporción de mujeres y Centro, con 1,02 mujeres por hombre, el distrito donde hay más equilibrio de sexos.

En 2012 el Ayuntamiento contabilizó 235.638 cambios de domicilio y Carabanchel y Puente de Vallecas fueron los distritos con mayor movimiento. De las 180.666 altas, 91.519 correspondieron a mujeres y 89.147 a hombres.

Además, 37.386 fueron de ciudadanos que procedían de otros países; 95.570 de vecinos procedentes de otros municipios; 31.446 fueron nuevas inscripciones por nacimiento; y 16.264 fueron por omisión (altas de personas que no figuran o desconocen figurar en el Padrón de otro municipio o en el Padrón de españoles residentes en el extranjero).

MÁS ALTAS EN CARABANCHEL

Los distritos donde se produjeron más altas fueron Carabanchel, con 13.968, y Centro, con 13.133. No obstante, si se comparan con su población, Centro encabeza la lista ya que sus altas corresponden al 9,49% de sus habitantes, seguido de Tetuán con un 6,96%.

Por nacimiento, el mayor número de altas corresponde a Fuencarral-El Pardo, con 2.936, y Carabanchel, con 2.513. Si se comparan con la población del distrito, la lista la encabeza Villa de Vallecas al equivaler estas altas al 1,64% de su población, seguido de Fuencarral-El Pardo, donde corresponden al 1,26%. Respecto a las 202.970 bajas, 102.706 corresponden a varones y 100.264 a mujeres.

Estas bajas obedecen a las siguientes causas: 93.316 vecinos se mudaron a otros municipios; 26.262 fallecieron; 14.718 residentes se marcharon al extranjero; a 28.546 ciudadanos extranjeros obligados a renovar la afiliación cada dos años les caducó la misma; y 40.128 pertenecen a la anulación de la inscripción, por ser indebida, de habitantes que figuran empadronados en domicilios en los que no residen.

Los distritos con más bajas fueron Carabanchel (18.372) y Puente de Vallecas (16.555), aunque si se miden respecto a su población, Centro encabeza la lista al equivaler sus bajas al 9,26 % de sus habitantes, seguido de Usera, con un 8,04%.

Carabanchel, con 2.125, y Latina, con 2.083, encabezan las bajas por defunción, aunque el primer puesto de la lista corresponde a Chamberí si el dato se refiere a la población del distrito, ya que estas bajas equivaldrían al 1,09% de sus habitantes, seguido de Salamanca, donde corresponden al 0,98%.

La modificación de la normativa del Padrón en 2003 obliga a la renovación cada dos años de la inscripción de los ciudadanos no comunitarios sin permiso de residencia permanente. El Ayuntamiento envió en 2012 cartas de preavisos de caducidad a los afectados.

Cumplieron el formulario de renovación de la inscripción 29.569 vecinos, además de los que lo hicieron al realizar otros trámites de padrón, como la comunicación del cambio de domicilio o la solicitud de modificación de datos personales. En total, de 32.490 expedientes de baja por caducidad, 3.944 fueron cancelados al renovar la inscripción en el periodo de alegaciones.

REGLAS Y ENDEUDAMIENTO

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha justificado este jueves el aumento de la deuda pública en un "cambio de las reglas del juego a mitad del partido" ya que se ha tenido que incorporar la deuda de la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS), que antes no computaba como municipal. "La deuda de la EMVS no computaba como deuda municipal y conforme a ello hicimos la liquidación del presupuesto pero ha cambiado la situación", ha defendido la primera edil en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno.

Todo ello después de conocerse por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas que la deuda viva del Ayuntamiento en 2012 era de 7.429 millones, lo que supone un aumento del 17 por ciento en comparación a 2011, cuando fue de 6.347 millones de euros.

La primera edil ha señalado que el Ayuntamiento ha cumplido "estrictamente" con el plan de ajuste remitido al Ministerio de Hacienda. Así, la edil ha detallado que en 2012 se amortizaron 726 millones de euros de deuda y en 2013 serán 798 más. A eso se suma que el plazo de pago a proveedores ha pasado de 250 a 180 días. En cuanto al remanente de caja, se pasó de uno negativo de más de 800 euros a uno positivo de 3,5 millones al finalizar 2012. También se ha producido una reducción del gasto en 671,4 millones. Por último, Botella ha destacado el "gran esfuerzo" realizado para reducir los gastos pero "manteniendo los servicios básicos de la ciudad y el empleo".