Unos 1.200 taxistas deciden si adoptan una "uniformidad común" de color azul

La Federación Profesional del Taxi de Madrid celebrará hoy una asamblea para decidir si más de 1.200 profesionales del sector adoptan para desplegar el servicio al usuario una uniformidad común con prendas de color azul.

Así lo ha indicado el presidente de la Federación Profesional del Taxi, Julio Sanz, para detallar que esta propuesta que parte de su colectivo consiste en definir una uniformidad básica, que "no uniforme", para dar una imagen "homogénea y agradable" a los usuarios.

Sanz ha señalado que, al no haberse logrado una propuesta unitaria entre las distintas asociaciones, la Federación ha decidido proponerlo estas pautas comunes de vestimenta a los 1.200 profesionales de la sección Teletaxi.

CAMISETA O POLO Y PANTALON

El uniformidad consiste en una camiseta o polo (de manga corta en verano y larga en invierno) de color azul celeste y un pantalón (no vaquero) de color azul marino. Otras prendas como corbata, americana o chaleco se deja a libertad del taxista.

"Se trata de una propuesta básica pero creemos que va a tener tirón y ya hay compañeros que manifiestan que se quieren sumar a esta iniciativa", ha recalcado el presidente de la Federación Profesional del Taxi de Madrid.

Durante la asamblea, se expondrán los "beneficios" que comporta esta uniformidad a la imagen del sector por parte de los usuarios, en línea con otras mejoras que se han aplicado en el taxi y que han mejorado la calidad del servicio.

"Nos ilusiona mucho esta propuesta. Estamos en un momento muy importante para el taxi y esto redundará en una mayor calidad del servicio", ha insistido Sanz.

También ha indicado que en esa asamblea algunos profesionales acudirán ya con esa vestimenta pero se dará una "moratoria" de dos meses para que, a partir de la segunda quincena de septiembre, todos los profesionales de la sección de TeleTaxi vistan esa uniformidad.

También ha relatado que esta vestimenta con pautas comunes aporta identidad y una imagen reconocible al taxi en la ciudad, similar al color blanco con ralla roja que lucen en el exterior de los vehículos.

La ordenanza regulatoria del taxi en la capital recoge que los conductores están obligados a "cuidar su aspecto personal y vestir adecuadamente durante la prestación del servicio".

Entre esas pautas, queda prohibido por parte del taxista la utilización de prendas y calzado deportivos y de baño, así como los pantalones cortos, y las camisetas sin mangas.