El SER subirá en el centro y durará hasta las 21 horas a partir de julio

Desde el próximo mes de julio, los parquímetros de la capital serán un 10 % más caros en la Zona de Emisiones Bajas que se creará en el centro y habrá que utilizarlos una hora más, hasta las nueve de la noche de lunes a viernes, en este caso en toda la ciudad, excepto los residentes.

Estas medidas están contenidas en el Plan de Calidad del Aire 2011-2015 que la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado hoy definitivamente y entrarán en vigor el próximo 1 de julio -en la práctica el 2 porque el 1 es domingo- gracias a la aprobación provisional de una modificación de la Ordenanza de Movilidad.

Según ha informado la alcaldesa, Ana Botella, en rueda de prensa tras la Junta, esta modificación establece la Zona de Emisiones Bajas (ZEB) -hasta ahora se había dicho Zona de Bajas Emisiones- en el área de mayor congestión de tráfico y de niveles de dióxido de nitrógeno (NO2).

Para reducir el tráfico y, en consecuencia, las emisiones de NO2, en esa zona se subirán las tarifas de los parquímetros en torno a un 10 %, de modo que, por ejemplo, en las plazas azules el máximo pasa de 2,80 a 2,95 euros y en las verdes de 2,10 a 2,20.

Además, en toda la zona SER se ampliará el horario de pago de 20 a 21 horas de lunes a viernes, aunque esta medida no afectará a los residentes, que podrán estacionar durante ese intervalo también en las plazas azules.

Una tercera medida contenida en la modificación de la ordenanza y en el Plan es la obligación de parar el motor cuando el vehículo esté estacionado, aunque el conductor permanezca dentro.

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado definitivamente el Plan de Calidad del Aire 2011-2015 tras estimar total o parcialmente 91 de las 377 alegaciones presentadas por instituciones, particulares y grupos políticos.

Tras su aprobación, ahora se publicará en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid y se remitirá al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente para su envío a Bruselas, junto a la solicitud de prórroga para el cumplimiento de los niveles de emisiones contaminantes, específicamente para el dióxido de nitrógeno (NO2).

Botella ha indicado que el Ayuntamiento ha revisado las 377 alegaciones y ha estimado total o parcialmente 91; ha desestimado 161; y ha considerado ya contempladas 98.

Cuatro se encuentran todavía en estudio y 23 se ha considerado que no se refieren directamente al Plan.

Entre las que se ha admitido total o parcialmente ha destacado la incorporación de un representante de los vecinos en la ponencia técnica de la Comisión de Calidad del Aire; la extensión de las Áreas de Prioridad Residencial, y la consideración de una nueva unidad urbanística: las denominadas "supermanzanas".

Como ya informó en diciembre pasado la entonces delegada de Medio Ambiente y Movilidad y actual alcaldesa, Ana Botella, el Plan incluye 70 medidas a las que en conjunto se destinarán 162 millones de euros.

Una de las medidas es la puesta en marcha de un servicio público de alquiler de bicicletas, con 1.500 bicis y 3.000 anclajes, que será financiado con el incremento de la recaudación de los parquímetros.

Asimismo, se ampliará la infraestructura existente con el desarrollo de una red de ciclo-calles y ciclo-carriles, y se creará la denominada M-10 ciclista y el eje ciclista Mayor-Alcalá.

También se reducirá la capacidad viaria y se limitará el acceso de vehículos en determinados tramos mediante Áreas de Prioridad Residencial en los barrios de Justicia, Ópera y Universidad; a través de la ampliación de 5.000 metros cuadrados de aceras en Mayor, Goya y Carrera de San Jerónimo, y de la peatonalización integral de 7.000 metros cuadrados en Carretas, Cava de San Miguel, plaza de Celenque y entorno de Conde Duque.

El Plan prevé el uso de tecnologías limpias en todos los autobuses de la EMT que circulan en la ZEB, para lo que se sustituirán 307 de biodiésel por otros de Gas Natural Comprimido (GNC) y se instalarán filtros de partículas y óxidos de nitrógeno en otros 485 autobuses (100 en 2012).

Además, se crea una línea de subvenciones para cambiar el 25% de las calderas de gasóleo de más de 10 años y más de 1.000 kilovatios en la ZEB.