La solución al vertedero de Alcalá tendrá que esperar a septiembre

La solución al vertedero de Alcalá tendrá que esperar a septiembre

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y la Mancomunidad del Este se han dado hoy de plazo hasta septiembre para encontrar una solución al fin de la vida útil del vertedero de Alcalá de Henares, prevista para el primer trimestre de 2019. El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Carlos Izquierdo, y el presidente de la Mancomunidad del Este y alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez, han alcanzado este acuerdo tras mantener una reunión de más de dos horas de duración en la sede de la Consejería.

Los técnicos de la Mancomunidad del Este estudiarán cuáles son las mejores opciones para trasladar los residuos a otros vertederos de la Comunidad de Madrid o de la ciudad de Madrid y a partir de septiembre las dos Administraciones trabajarán sobre estas posibilidades.

En declaraciones a los periodistas, Rodríguez ha afirmado que el recrecimiento del quinto vaso del vertedero de Alcalá de Henares está descartado, tras el rechazo de los municipios de la Mancomunidad del Este.

Sin embargo, el consejero de Medio Ambiente ha defendido la viabilidad de esta propuesta desde el punto de vista técnico antes de indicar: "Mientras no se tenga una solución definitiva, no descartaría ninguna de las opciones".

Rodríguez ha trasladado al consejero el acuerdo unánime de la Mancomunidad del Este de no actuar sobre los vertederos de Alcalá de Henares y Nueva Rendija durante el periodo transitorio comprendido entre la colmatación del vertedero de Alcalá de Henares y la puesta en funcionamiento de la nueva planta de tratamiento de residuos de Loeches, contemplada para mediados de 2020.

Durante ese periodo transitorio, -de un año o un año y medio de duración- se ha acordado la posibilidad de trasladar los residuos de los más de 700.000 vecinos de la Mancomunidad del Este a otros vertederos de la Mancomunidad del Sur o del Ayuntamiento de Madrid.

"UN ENCAJE FINO"

"Lo más importante de hoy es que hemos iniciado una política de mano tendida y de diálogo que viene a mejorar la situación en la que nos encontrábamos hace una semana, casi de conflicto", ha señalado el presidente de la Mancomunidad del Este.

Ha abogado por dejar trabajar a los técnicos desde el punto de vista medioambiental durante el mes de agosto, pero ha estimado que se empieza a vislumbrar un posible acuerdo entre la Comunidad de Madrid, la Mancomunidad del Este y algunas otras instituciones para solucionar este problema.

Rodríguez ha precisado que hay que explorar las posibilidades de otros vertederos tanto en la Comunidad de Madrid como en otros lugares a los que pudieran trasladarse los residuos de la Mancomunidad del Este durante unos meses "con acuerdos transparentes y ventajosos para todos". "Estamos hablando de un encaje fino que tiene más que ver con el trabajo de los técnicos que con declaraciones políticas", ha apuntado.

Por su parte, el consejero ha manifestado que la Mancomunidad del Este va a hacer un esfuerzo para resolver los "pequeños flecos" que había para que se pudiera conceder la licencia para la construcción de la nueva planta de tratamiento de Loeches, lo que marca "un horizonte cierto de hasta dónde tiene que llegar la solución provisional o transitoria".

La Comunidad de Madrid había pedido a la Mancomunidad del Este que ofreciera distintas alternativas, dado que la competencia en materia de recogida, traslado y tratamiento de residuos es de los municipios y, en su caso, mancomunidades. "Desde la Comunidad de Madrid, les hemos tendido la mano, como hemos hecho desde el primer momento, y esperamos, a partir de septiembre, buscar una solución técnica que resuelva un problema que lleva pendiente muchos años", ha resaltado Izquierdo.