Hasta siempre, Palentino

Llueve en Madrid. Mientras tanto, en el número 8 de la calle Pez, Lola López cierra la puerta de su bar, esta vez para siempre.

El Palentino, parte importante de la historia reciente de Madrid, cierra este jueves, referente de la transición y de la movida madrileña.

El pasado 22 de febrero, Casto Herrezuelo, el copropietario, falleció a los 79 años. Tras ello, Lola decidió cerrar. "Tiene ganas de vivir", como asegura en una entrevista.

Manu Chao lo llamaba calle"; Alex De La Iglesia, "El bar"; otros, "el mítico de Malasaña". Testigo de abrazos y alguna que otra lágrima, lugar donde los vecinos y vecinas disfrutaron de risas entre cañas y tapas. Puede que algunos se reencontraran con las conversaciones de Loli y los silencios de Casto, los pepitos de ternera y boquerones...

Por todo lo que ha significado para varias generaciones del barrio, muchos vecinos se niegan a decir definitivamente adiós al Palentino y están recogiendo firmas para declararlo bien cultural.

Un lugar que reunió una ciudad entera en un bar. Fuera sigue lloviendo. Dentro del Palentino, felicidad, la que lleva desprendiendo 80 años.