Los servicios mínimos de la EMT se restablecen tras el caos de la madrugada

piquetes1_2010930V0.wmv

Los sindicatos han querido demostrar, con la acción de los piquetes en el transporte, que su objetivo era la visión de un Madrid paralizado, como mejor escaparate para demostrar el éxito de la huelga. Salvo los inicidentes de esta madrugada en la salida de las cocheras de la EMT, para impedir la salida de autobuses, con dos detenidos entre los piquetes y enfrentamientos con la Policía, no ha habido que registrar incidentes de importancia y el Metro, principal medio de transporte en la capital, ha funcionado al 75 por ciento, muy por encima de los servicios mínimos.

Una hora esperando un autobús que no llega, con frío, con más sueño y con la certeza de llegar tarde y con mucha paciencia. La huelga general ha mostrado que ser madrileño es complicado con una huelga general.

La protesta ha traído también su lado positivo en Madrid. Menos enfermos en Urgencias de los hospitales, menos colas en los trámites administrativos y hasta algo de esperanza. En los Juzgados de la Plaza de Castilla, donde se han aplazado algunas vistas hasta mañana, un marido a punto de divorciarse exclamaba "tengo un día más para convencerla.

INCIDENTES EN LAS COCHERAS DE LA EMT

Los principales problemas los han sufrido los madrileños que utilizan el autobús para acudir al trabajo. Sencillamente, hoy no llegaba. De los 958 autobuses de la EMT que tenían que haber salido a primera hora de las cocheras, lo han hecho 150 por la acción de los piquetes.

Ha ocurrido en las cocheras de Entrevías, Elipa y Fuencarral, donde se han registrado roturas de lunas, espejos y bloqueos para que los autobuses no salieran.

"Están saliendo con cuentagotas". Lo ha reconocido la Comunidad de Madrid y se ha notado.

A las ocho de la mañana, en plena hora punta, no se veía un autobús en el Paseo de la Castellana, Velázquez, Serrano o Príncipe de Vergara, las cuatro calles que configuran el barrio de Salamanca y que cruzan la capital de norte a sur. Ni en la calle Alcalá, que la atraviesa de este a oeste.

Muchos ni siquiera han podido amenizar esa espera leyendo el periódico. A primera hora, había bastantes quioscos cerrados y la prensa no había llegado a la mayoría de los puntos de venta, a los que los repartidores comunicaron ayer que no se garantizaba la distribución. Sí podían encontrarse las revistas semanales, que adelantaron su salida al martes, en lugar de los habituales miércoles.

"Llevo más de cincuenta minutos esperando al autobús", reconocía una mujer en el intercambiador de Plaza de Castilla que añadía que, como muchos madrileños, ha madrugado hoy algo más para evitar problemas.

Tiendas y cafeterías vacías en las estaciones e intercambiadores de transportes y "trabajo extra" para el responsable del servicio de información; "La gente está hoy preguntando mucho, si pueden llegar hasta un punto, si funciona tal línea...", explica.

LA SALVACIÓN: EL METRO

A los madrileños que no han hecho huelga les ha salvado hoy el metro. En el intercambiador de plaza de Castilla, los usuarios reconocían que la frecuencia de los trenes es prácticamente la misma que otros días aunque hoy haya más viajeros.

En las estaciones de Metro de la capital, la megafonía recuerda que hay servicios mínimos y una voz pide a los viajeros que "disculpen las molestias".

La estación ferroviaria de Chamartín ha vivido una primera hora atípica. No hay trenes de largo recorrido y los servicios mínimos de las cercanías funcionan con normalidad, con menos viajeros de lo habitual. Chamartín estaba prácticamente vacía esta mañana, con un discreto despliegue policial. Los comerciantes que han abierto su tienda reconocían que hoy iban a hacer poco negocio y hasta los taxistas, también menos de los habituales, se han acercado a taquilla para preguntar por qué no había hoy "pasajeros con maleta".

En atención al cliente han explicado que no se ha producido ninguna reclamación, sólo algunos viajeros de cercanías han pedido justificantes para explicar su retraso en el trabajo.

Tampoco se han acercado viajeros a devolver su billete -Renfe canceló hace días la venta de billetes de largo recorrido- y, a primera hora, sólo dos matrimonios han reclamado su dinero, uno de ellos, alemán, intentaba viajar a León.

Al igual que en el servicio de cercanías, en el aeropuerto de Barajas la normalidad era prácticamente absoluta y los servicios mínimos funcionaban a primera hora.

LOS AUTOBUSES INTERURBANOS, SEGUN LA ZONA

En los autobuses interurbanos se están cumpliendo los servicios mínimos en la carretera de Burgos (A-1), en la de Barcelona (A-2), en la de Toledo (A-42) y la de Colmenar (M-607).

En la A-6 (Coruña) ha habido problemas por actos vandálicos en las zonas de Majadahonda y Las Rozas, porque los autobuses salen de las cocheras, pero no pueden llegar al intercambiador de Moncloa, donde se acumulaban los viajeros. Así, han denunciado actos vandálicos las empresas Llorente, Beltrán, Julián Castro y Autoperiferia y Larrea.

En la A-4 (Andalucía) se están cumpliendo servicios mínimos, pero un porcentaje inferior al fijado y, por ejemplo, no han podido salir los autobuses de Empresas Martín.

En la A-3 (Valencia) los piquetes no han dejado salir a los autobuses de las cocheras en Rivas-Vaciamadrid y en la A-5 (Extremadura) 28 vehículos han sido obligados a regresar a las cocheras en Móstoles y Alcorcón a causa de actos vandálicos.

La patronal del transporte por carretera Asintra (Federación Española Empresarial de Transporte de Viajeros) denuncia que los piquetes han roto más de 140 lunas de autobuses en la Comunidad de Madrid.

Lo que no cambia, ni con huelga es el tráfico en Madrid. Los accesos por carretera a la capital, no han sufrido, aparentemente, la huelga y el tráfico era el habitual a primera hora de la mañana en las carreteras de acceso.

En Madrid capital, el tráfico ha aumentado incluso un 9,5% respecto a un día normal y un 5,6% en la M-30 en hora punta segun un portavoz del Centro de Tráfico del Ayuntamiento.

MENOS PACIENTES EN URGENCIAS Y HOSPITALES

También han funcionado con normalidad las urgencias médicas. La Fundación Jiménez Díaz, cuyo servicio de urgencias pediátricas atiende cada una noche a una media de diez niños, sólo ha tenido hoy dos pacientes, y ambos por una dolencia grave.

Normalidad también en el hospital de La Paz, donde los servicios mínimos en las primeras horas de la huelga han coincidido con la prolongación del turno de noche y la protesta apenas se ha notado.

EN LOS CENTROS COMERCIALES, SIN NOVEDAD

Los grandes centros comerciales del centro de Madrid, copado por la Policía, periodistas y algunos sindicalistas, han abierto esta mañana sus puertas con normalidad en esta jornada de huelga en el que algunos adictos a las compras optarán por quedarse en casa y dejarlo para otro día.

No obstante, ha habido algunos "atrevidos", cinco en concreto, que han querido acceder a uno de estos grandes centros comerciales ya en el primer minuto de su apertura; eso sí, tras pasar los numerosos objetivos de fotógrafos y cámaras y ver a los periodistas cómo tomaban notas sobre su entrada. Madrid tiene hoy más coches en sus calles que, si atendemos las cifras de los sindicatos, estarán también más sucias.

Las centrales aseguran que el seguimiento del paro en los servicios de limpieza es masivo. Sólo seis camiones, encargados de recoger los residuos de clínicas y hospitales, han salido a la calle en la capital.