Una sentencia cuestiona las sanciones de los semáforos con cámara de la ciudad

Un conductor que rebasó un semáforo en rojo se ha librado de una multa de 200 euros y la reducción de 4 puntos por una sentencia que anula una sanción del Ayuntamiento de Madrid. La sentencia da la razón al conductor al considerar que las fotografías adjuntadas son un mero indicio.

La sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 23 de Madrid (fechada el pasado 5 de diciembre) estimó un recurso promovido por Automovilistas Europeos Asociados (AEA) que anula una sanción que la Dirección de Movilidad impuso a un conductor por rebasar un semáforo en rojo en el número 105 del Paseo de la Castellana.

Entre diciembre de 2012 y enero otras salas de lo Contencioso-Administrativo han anulado tres sanciones similares debido a las dudas que genera el sistema foto-rojo, puesto en marcha por el Ayuntamiento en noviembre de 2009.

La AEA considera que las denuncias formuladas por los agentes en base a las fotografías captadas por un sistema "no sometido al control metrológico" no pueden tener "el valor probatorio que la Ley de Seguridad Vial otorga a aquellas otras observadas directamente".