El centro residencial Los Almendros ha atendido en doce años a casi 600 mujeres drogodependientes

Losalmendros_20101226V0.wmv

El Centro residencial "Los Almendros" ha atendido desde su puesta en marcha en 1998 a 596 mujeres, la mayoría madres o embarazadas con problemas de drogodependencia, y a 89 bebés, hijos de las pacientes.

Así lo ha indicado hoy la directora gerente de la Agencia Antidroga de la Comunidad, Almudena Pérez, durante una visita al centro, donde ha señalado que el perfil de la paciente es el de una mujer soltera de entre 25 y 40 años que cuenta con estudios primarios o graduado escolar y en situación de desempleo.

"Los Almendros" está especializado en la asistencia y rehabilitación de mujeres toxicómanas embarazadas e incluye la atención de lactantes menores de un año, a través de programas específicos, para lo cual dispone de un nido-guardería con diez plazas y recibe apoyo de la red sanitaria.

Se trata del único centro residencial de estas características que existe en la Comunidad y en el que además hay 25 plazas para la asistencia sanitaria de mujeres en régimen residencial, así como un centro de día de 20 plazas que proporciona asistencia ambulatoria a drogodependientes de ambos sexos.

"Los Almendros" ha atendido durante 2010 a 112 pacientes, de las cuales 71 eran mujeres en régimen residencial, 32 en régimen ambulatorio y 9 lactantes, hijos de pacientes en tratamiento.

El objetivo del centro es contribuir a que los pacientes con adicción a las drogas superen esta dependencia y puedan reinsertarse en la sociedad.

Para ello este dispositivo cuenta con espacios residenciales tanto para las madres como sus bebés, espacios sanitarios para el tratamiento de las drogodependencias y talleres de formación para la capacitación profesional de las pacientes que, posteriormente, deberán incorporarse a la vida laboral.

El centro está atendido por un equipo multidisciplinar de 22 profesionales y cuenta con un presupuesto anual para su funcionamiento de 1.358.762 euros.

Las pacientes que reciben el alta continúan su proceso terapéutico en los centros de atención integral al drogodependiente (CAID) de la Comunidad, en los que reciben asistencia ambulatoria y en algunos casos temporalmente en pisos de apoyo al tratamiento