Las reservas de agua de la Comunidad de Madrid alcanzan un récord histórico

Los embalses finalizan el mes de junio al 74% de su capacidad. Cuatro puntos por debajo de la media histórica
Los embalses finalizan el mes de junio al 74% de su capacidad. Cuatro puntos por debajo de la media histórica

Las reservas de agua de la Comunidad de Madrid han iniciado el nuevo año hidrológico marcando un récord histórico, con los embalses al 76 % de su capacidad máxima, el volumen más alto de los últimos 25 años para estas fechas y 15 puntos por encima de la media histórica de Canal de Isabel II.

En un comunicado, la Comunidad de Madrid informa de que el año hidrológico cerró el pasado 31 de septiembre con los embalses con 157 hectómetros cúbicos más que el año anterior, una cantidad equivalente al 30 % del agua consumida por los madrileños en un año.

De hecho, desde el pasado 24 de agosto el volumen de agua almacenada en los embalses está en récords históricos.

Las aportaciones de los ríos al sistema de abastecimiento de la Comunidad de Madrid durante el año hidrológico 2017-2018 fueron de 713 hectómetros cúbicos, una cifra cercana a la media histórica.

El inicio del año hidrológico pasado comenzó sin lluvias, pero los meses de marzo y abril trajeron precipitaciones abundantes, hasta tal punto que abril registró el volumen de aportaciones más alto en más de 50 años.

En cuanto al consumo de agua en la región, ha sido un 2,7 % inferior al del periodo precedente, y un 4,8 % inferior si se toma de referencia el año natural.

El Gobierno regional remarca que la empresa pública Canal de Isabel II desarrolla planes para mejorar su eficiencia, entre ellos el suministro de agua regenerada para usos públicos e industriales, la reducción en un 70 % de las pérdidas de agua mediante la renovación de las tuberías, o las acciones de concienciación.

En el comunicado, la Comunidad de Madrid remarca que son muy eficaces pequeños gestos de ahorro de agua cotidianos, como cerrar el grifo durante el lavado de dientes, ducharse en lugar de bañarse o usar lavadora y lavavajillas a carga completa.

Con un precio del agua inferior en un 23 % a la media española, la Comunidad de Madrid ha logrado reducir el consumo per cápita en casi un 30 % desde la última sequía de 2005.