El reloj de Sol ensaya dos veces las doce campanadas del 31

El reloj de Sol ensaya dos veces las doce campanadas del 31

El mecanismo del reloj de la Puerta del Sol madrileña, el que marca para todo España cada cambio de año, ha sido probado con éxito este mediodía y volverá a hacerlo en la medianoche para garantizar que este sábado, día 31, funcione a la perfección al dar las campanadas que anunciarán el fin de 2011 y la llegada de 2012.

La "precisión" con la que marcha el reloj de la Puerta del Sol, en Madrid, ha sido comprobada al mediodía de este viernes con una prueba durante la cual decenas de personas han hecho su propio "ensayo" de las campanadas con uvas, bolas de chocolate, gajos de mandarina o "gusanitos".

Pedro Ortiz, de la Casa Losada, la encargada desde 1997 de mantener a punto el reloj, ha explicado que el ensayo de "sonido y precisión" fue superado correctamente.

Ha sido el primero de los dos ensayos previstos para el reloj de la Puerta del Sol, que, como todos los años, marcará a la medianoche de mañana sábado, día 31, las campanadas que anunciarán el fin de 2011 y el comienzo de 2012. Según Ortíz, el mecanismo funciona a la perfección y en el ensayo de esta medianoche será puesto a prueba, además, el descenso de la bola del reloj que da comienzo al proceso.

CON GANAS DE JUERGA

Como todos los años, decenas de personas se congregaron en frente de la antigua Casa de Correos, en la Puerta del Sol, la actual sede de la Presidencia del Gobierno de la Comunidad de Madrid, en cuya fachada está instalado el popular reloj.

Cinco chicas -Sara, Paula, Alicia, Inés y Ana-, cuatro de ellas de Campo Real y otra de la localidad vecina de Valdilecha, tienen su "tradición" de viajar cada 30 de diciembre a Madrid para pasar el día en la capital y seguir de paso las campanadas de prueba. "El año pasado seguimos las campanadas con patatas", han explicado poco antes de hacerlo este año, esta vez con pequeñas bolas de chocolate.

La madrileña Begoña Martín y varios miembros de su familia, adultos y niños, han hecho su ensayo con gajos de mandarina como homenaje a una de las mujeres del grupo que ha acudido a visitarles desde Gandía.

Más tradicional ha sido una pareja de Móstoles, Laura y Fernando, que ha tomado las doce uvas y "tal vez" las tomen otra vez esta noche, pues desde hace años acuden a los ensayos porque les parece "muy divertido".

Entre las decenas de personas que tomaban las uvas o alguna otra cosa había una pareja, Natalia y Raúl, casados en septiembre pasado y a quienes sus amigos le hicieron prometer que si querían regalo de boda tenían que acudir hoy al ensayo de las campanadas. La mayoría de los asistentes a la prueba del reloj han explicado que lo hacen por divertirse y para que los niños "vivan la experiencia", pues prefieren seguir las campanadas "reales" en sus hogares y, eso sí, siempre con uvas.

Como en años anteriores, se espera que al ensayo de las campanadas de la próxima medianoche acudan cientos de personas, "casi igual número" -ha explicado el relojero Pedro Ortiz- de las que suelen congregarse en la Puerta del Sol los días 31, en el momento de las campanadas de fin de año.

CON TODO MIMO

Pedro Ortíz, uno de los técnicos de Casa Losada, la relojería que controla su mecanismo desde 1997, ha explicado que en los ensayos de las doce campanadas participan cuatro relojeros, el mismo número de personas que estarán cerca del reloj en el momento en que deba marcar el cambio de año.

Unas campanadas que suenan a un intervalo de tres segundos, ha explicado Ortíz, quien ha añadido que el reloj es "absolutamente fiable" y que su programa de mantenimiento prevé dos o tres revisiones semanales a lo largo de todo el año.

"Es tal vez el reloj mejor cuidado de todo España", ha afirmado el relojero, según el cual, dependiendo de la temperatura y de alguna otra circunstancia, el reloj -que está sincronizado con el Observatorio Astronómico Nacional- tiene una variación de cuatro segundos al mes, lo que él considera "muy poco".

Según este especialista, el reloj funciona correctamente y, si fuese necesario, la Casa Losada está en capacidad de fabricar piezas específicas para él, puesto que "no hay recambios".

Ortíz ha recordado que el reloj de la Puerta del Sol fue construido en Londres a finales del siglo XIX por el español José Rodríguez de Losada, quien lo donó a la Villa.

Este reloj, el más popular de España, está instalado en la fachada de la antigua Casa de Correos, sede actual de la Presidencia del Gobierno de la Comunidad de Madrid. Cada fin de año muchas televisiones transmiten en directo las doce campanadas de este reloj, a cuyo compás casi el país entero toma igual número de uvas, una tradición que se mantiene desde hace 102 años.

200 AGENTES DE POLICIA MUNICIPAL GARANTIZARAN LA SEGURIDAD EN SOL DURANTE LAS CAMPANADAS

Doscientos agentes de la Policía Municipal integrarán el dispositivo de seguridad que ha dispuesto el Ayuntamiento de Madrid para los días 30 y 31 de diciembre en la Puerta del Sol con motivo de los preparativos, ensayos y celebración de las tradicionales campanadas de fin de año.

El dispositivo estará operativo en su totalidad a partir de las nueve de la noche del viernes, y desde las ocho de la tarde del próximo sábado, día 31. No obstante, a las cuatro de la tarde de ambos días se establecerá un pequeño dispositivo para evitar la entrada a la Puerta del Sol de objetos que pudieran ser utilizados como elementos de agresión así como botellas o envases de vidrio si pudieran servir como arma arrojadiza.

Los 200 agentes de las unidades centrales de seguridad y distritos acotarán los accesos a la plaza mediante una línea de vallas para realizar controles al público que desee acceder a ella.

También se establecerán controles en cada una de las salidas de la estación de Metro de Sol y en el intercambiador de Renfe hasta las 21.30 horas, ya que a partir de esa hora quedarán cerradas al público tanto mañana como el sábado.

Además, las calles del Correo y Carretas quedarán unidas por un pasillo de seguridad, acotado por vallas, para garantizar el paso de vehículos y de personas en caso de emergencia.

Los asistentes a las campanadas podrán ocupar toda la Puerta de Sol, salvo la zona de la fachada del edificio de la Comunidad de Madrid y los espacios de las fuentes y de la estatua, que estarán acotados con vallas.

La venta ambulante también será objeto de control

NOVENTA SANITARIOS DEL SAMUR

Respecto a la atención sanitaria, el SAMUR-Protección Civil ha establecido para la jornada del sábado, en todo el centro de la capital, un dispositivo integrado por 90 personas y por seis unidades de soporte vital avanzado, 25 de soporte vital básico, cinco vehículos de intervención rápida y dos vehículos de apoyo.

Entre las diez de la noche y las dos de la madrugada del domingo habrá un dispositivo "doce campanadas" en la Puerta del Sol que estará atendido por 24 personas con una unidad de soporte vital avanzado, tres de soporte vital básico, un vehículo de apoyo y otro de intervención rápida.

DESVíOS EN TRÁFICO Y TRANSPORTES

Además de los dispositivos de seguridad y SAMUR, el Ayuntamiento de Madrid ha dispuesto un tercero de circulación aunque insiste en su recomendación de que las personas que tengan que pasar por el centro de la capital hagan uso del transporte público.

Los cortes y desvíos de tráfico se llevarán a cabo entre las nueve de la noche del viernes y las 3.30 horas del sábado, y desde las ocho de la tarde del sábado hasta las cuatro de la mañana del 1 de enero, aproximadamente.

Las campanadas y la celebración del fin de año en la Puerta del Sol también conllevará alteraciones en varias líneas de la EMT. Así, desde las nueve de la noche del día 31 hasta las cuatro de la madrugada del día 1, no circularán por la Puerta del Sol las líneas diurnas 3, 50 y 51; las nocturnas N16 y N17; y los Metrobúhos L1 y L5.