Se reforzará la seguridad para evitar provocaciones anticatólicas durante las procesiones

La Policía Nacional y la Guardia Civil de Madrid redoblarán la seguridad esta Semana Santa en las calles de la región para evitar altercados y provocaciones durante las procesiones o durante los oficios religiosos en las iglesias. Aunque la anunciada como 'procesión atea' sido prohibida por la Delegación del Gobierno y el Ayuntamiento de Madrid, decisión ratificada este miércoles por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), las Fuerzas de Seguridad del Estado se temen que pueda haber algún crupúsculo que intente manifestarse o produzca algún tipo de incidente.

De hecho, la titular del juzgado de instrucción número 43 de Madrid, María del Color Cillán, requirió el lunes a la Delegación del Gobierno en Madrid que le comunique cualquier incidencia que pudiera ocurrir a raíz de la denominada 'procesión atea'. Además, el pasado jueves al juez abrió diligencias contra los convocantes porque los hechos "presentan características que han presumir la posible existencia de una infracción penal".

No obstante, el presidente de la Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores de Madrid (Amal) ha recordado este miércoles que desconvocaron la marcha anunciada para el Jueves Santo por Lavapiés el día en que la Delegación no la autorizó y están estudiando otra para el 13 de mayo, acabada ya la Semana Santa. Por tanto, se desvincula de posibles altercados, ya que ha manifestado que no se opone al transcurso de las procesiones ni está a favor de comportamientos violentos.

Por su parte, otro de los convocantes de la prohibida 'procesión atea', la asamblea vecinal 'La Playa de Lavapiés', ha afirmado hoy en su página web y en grandes caracteres, que acatan la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, "con lo cual se desvinculan de cualquier hecho que pueda ocurrir el próximo jueves 21, como consecuencia de las agresivas actividades anunciadas por colectivos católicos".

También están muy recientes los actos por los que varias estudiantes entraron en la capilla del Campus de Somosaguas de la Universidad Complutense de Madrid cuando otros alumnos estaban rezando, se desnudaron de cintura para arriba, profirieron gritos y realizaron pintadas contra la Iglesia.

Días más tardes varias personas en actitud reivindicativa también entraron en la capilla de la Facultad de Geografía e Historia de la misma universidad. Grupos feministas y homosexuales llenaron de carteles y pintadas la universidad contra las prácticas religiosas en los Campus. Unos lemas que han aparecido, también en forma de grafitis, fuera de la Universidad. Así, hace unos días la iglesia de Villaamil, en el madrileño distrito de Tetuán, amenazó con pintadas ofensivas contra la iglesia con lemas como 'Apartad vuestros rosarios de nuestros ovarios'.

Por todo ello, y bajo estos precedentes, se ha redoblado la seguridad durante esta Semana Santa en torno a los festejos religiosos. No obstante, no sería la primera vez que se produjeran incidentes. Así, según fuentes de la Guardia Civil consultadas por Europa Press, en la Semana Santa del año pasado un hombre en estado de embriaguez entró en plenos Oficios a la iglesia de Villanueva de la Cañada y profirió insultos contra los asistentes.

Asimismo, en Santa María de Alameda un hombre también entró en plena misa, se subió al altar y vociferó repetidamente contra los presentes. En ambos casos agentes de la Benemérita tuvieron que intervenir para desalojar a los provocadores.