La reforma de la Ley Antibotellón, que impedirá sustituir por cursos la multa, entra en vigor

Antibotellon
Antibotellon

La reforma de la Ley de Drogodependencia de la Comunidad de Madrid que impide sustituir por cursos las multas por consumir alcohol en la calle ha entrado en vigor este domingo a las 0 horas, según ha confirmado a Europa Press fuentes regionales.

De esta manera se aplica la nueva normativa publicada en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) dentro de la Ley 2/2012 del 12 de junio, aprobada en la Asamblea de Madrid el pasado 7 del mismo mes, y que incluye una modificación de la Ley de Drogodependencias de la Comunidad, donde se recoge que serán los propios Ayuntamientos los que se encarguen del procedimiento sancionador.

Esta modificación se incluyó en la Ley de Dinamización de la Actividad Comercial, más conocida como la Ley de Liberalización de Horarios Comerciales, que también entra en vigor el domingo.

Hasta ahora, si un policía municipal sancionaba a una persona por practicar botellón, podía sustituir la sanción por un curso sobre los riegos del alcohol y las drogas o por la realización de prestaciones en beneficio a la comunidad.

Así, a partir de ahora tendrá que pagar obligatoriamente la multa, que además subirán de 300 a 500 euros como mínimo para los menores de edad y continuarán siendo 600 euros para los mayores. Eso sí, habrá un descuento de un 40 por ciento de esa cantidad para quienes la paguen en los diez primeros días. Además, se podrá multar varias veces a los reincidentes.

La Plataforma por el Ocio y el Turismo de Madrid se ha mostrado satisfecha por esta reforma y considera que debe ser "un punto inflexión en la lucha contra el ruido" para la puesta en marcha de un "verdadero plan de lucha" contra la contaminación acústica.

El grupo de representantes empresariales ha asegurado que su "esperanza" está "depositada en la progresiva desaparición del fenómeno del botellón y en la "persecución implacable" de los lateros para que el ocio nocturno deje de ser "el gran sufridor" de estos fenómenos. Por ello, ha reclamado que el "nuevo plan" que sugieren debe centrarse en la lucha contra el tráfico, el control individualizado de las empresas y la puesta en marcha de campañas de concienciación.