Los rectores de Madrid rechazan la creación de tres universidades privadas

El rector de la UPM dice que las universidades no soportan ningún envite más
El rector de la UPM dice que las universidades no soportan ningún envite más

Los rectores de las seis universidades públicas madrileñas se han declarado contrarios a la creación de tres nuevas universidades privadas, que habían iniciado los trámites de solicitud, al considerar que sus propuestas muestran "serias deficiencias" y carencias en la oferta de grados y máster, así como en programas de doctorado, y que además no existe un marco normativo definido en la Comunidad de Madrid. En concreto, rechazan las peticiones del Colegio Universitario de Estudios Financieros (Cunef), la Escuela de Negocios y Centro Universitario (Esic) y de la Universidad Internacional Villanueva de ser reconocidas como universidades privadas.

Así lo manifiesta la Conferencia de Rectores de las Universidades Madrileñas (CRUMA) en su escrito de alegaciones, fechado el 16 de enero, después de que el Gobierno regional anunciara en diciembre el inicio de los trámites administrativos para la conversión en universidades privadas de Cunef y Villanueva, centros adscritos a la Complutense, y de ESIC, adscrito a la Rey Juan Carlos.

En sus alegaciones, los rectores recuerdan que "todavía no se ha definido por Ley o normativa de rango inferior" los servicios mínimos con calidad regulada en materia de "docencia, investigación e innovación y transferencia de conocimiento", como "requisitos indispensables" que deberían prestar las universidades de la región. "Entendemos que corresponde a la Comunidad de Madrid ejercer el papel de regulador de dicho servicio", mediante una normativa, aún inexistente, que debe incluir "la definición de las calidades mínimas exigibles" a las nuevas universidades.

A juicio de la Cruma, "no es procedente el establecimiento de nuevos sujetos prestadores del servicio público universitario en la Comunidad de Madrid en tanto en cuanto no se clarifique la definición de dicho servicio y, de esta forma, se determinen asimismo las condiciones que deben cumplir dichos sujetos".

En el caso concreto de Cunef, Villanueva y Esic, consideran que "las tres propuestas presentan escasa justificación sobre cómo pretenden llevar a la práctica con éxito las actividades de investigación, de innovación y de transferencia de conocimiento", hecho que también subrayan los informes del Consejo General de Coordinación Universitaria y la Fundación Madri+d, continúa el escrito.

Las propuestas presentadas incluyen "el doctorado a lo sumo como una simple promesa, a la vez que no se detecta una base para que puedan establecerse con éxito programas de doctorado, máxime debido a la carencia ya indicada sobre actividad investigadora, de innovación y de transferencia de conocimiento".

Respecto de las titulaciones de grado y máster, la oferta de títulos de las tres propuestas -en número, nivel y ámbitos a cubrir-, "aparece totalmente insuficiente para obtener dicha denominación, a la vez que no se fija ninguna proyección de reconocimiento internacional de calidad", continúa la Cruma.

Por todo ello, los rectores entienden que "no es procedente su denominación como Universidades", dadas las carencias indicadas, y "sin que exista un marco normativo en la Comunidad de Madrid que indique lo que ocurriría en caso de incumplimiento", a lo que hay que añadir la "ausencia de proyección internacional de reconocimiento de calidad".

La resolución unánime de la Cruma coincide, también, con "el informe desfavorable emitido, por amplia mayoría, por el Consejo Universitario de la Comunidad de Madrid, celebrado el día 6 de noviembre de 2017", concluye.