Los presuntos asesinos de un joven en la Cubierta de Leganés niegan su participación en el crimen

Los cuatro jóvenes acusados del asesinato de Bruno S.O., que tuvo lugar en la Cubierta de Leganés el 24 de mayo de 2008, han negado durante su declaración en el juicio haber participado en el crimen que se perpetró en el transcurso de una pelea iniciada en uno de los locales situados en el interior de esta zona de copas. La Audiencia Provincial de Madrid ha arrancado este mañana la vista oral contra Jonathan P.J., José Antonio A.A., Francisco José G.G. e Hilario Jesús Y.E. por delitos de homicidio y otro de lesiones con empleo de instrumentos peligrosos.

Los procesados se enfrentan a penas que oscilan entre los 15 y los tres años de prisión. La principal prueba de cargo que existe contra ellos son las escuchas interceptadas durante la investigación, así como la declaración de testigos protegidos que les sitúan en el escenario de los hechos juzgados.

EN LA PRIMERA SESIÓN

Los procesados se han acogido a su derecho a no declarar ante las preguntas del representante de la Fiscalía, así como ante el abogado de la acusación particular. Y se han limitado a responder a las escuetas preguntas de sus defensas. Así, Hilario Jesús sólo ha indicado que no tuvo nada que ver con el crimen ni con el delito de lesiones que se le imputa. Jonathan, a quien se acusa de ser el autor material, ha asegurado que ni siquiera estaba en La Cubierta y que no conoce a los imputados.

De igual modo, Francisco José y José Antonio han negado haber participado en la reyerta y han indicado que no reconocen su voz en las conversaciones intervenidas por la Guardia Civil en el marco de la investigación.

AGRESION ENTRE LOS ACUSADOS

Al abandonar la sala de vistas, Francisco José ha gritado en los pasillos de la Audiencia que nada tiene que ver con el asesinato, siendo reducido por los agentes de la Policía. "Yo no he hecho nada. Llevo tres años en la cárcel por la cara. Yo no he matado a nadie", ha espetado. Una vez en el interior de los calabozos, Francisco José ha intentado agredir a Jonathan al imputarle el homicidio, según ha comentado el abogado de la acusación particular a los periodistas congregados en esta sede judicial.

Por su parte, la madre del fallecido, Beatriz Ortega, ha mostrado su "decepción" a la salida de la primera sesión, puesto que ha asegurado que se debería obligar a los acusados a responder a las preguntas de todas las partes. "No es justo", ha aseverado, al tiempo que ha reconocido que no confía en la Justicia. Sólo espera que los culpables del crimen que acabó con la vida de su hijo no "vuelvan a pisar la calle", ya que Bruno está "en un agujero del que ya no saldrá".En la sesión de mañana dará comienzo la prueba testifical con el testimonio de testigos presenciales de la reyerta y la comparecencia de los agentes que participaron en las detenciones, así como en la investigación.

RELATO DEL FISCAL

En su escrito de acusación, el fiscal señala que el 24 mayo de 2008, sobre las 05.45 horas de la madrugada, se inició una pelea en los baños del bar de copas PK2, situado en 'La Cubierta de Leganés', entre dos grupos de personas. En uno de los grupos se encontraban Hilario, José Antonio y más personas que no han podido ser identificadas, mientras que en el otro grupo estaban Joaquín, Bruno y David.

La pelea se trasladó a la pista de baile, agregándose entonces más personas por uno y otro bando. Así, al primero de los bandos se sumaron, entre otros, los imputados Jonathan y Francisco José, mientras que en el otro bando se añadió una persona llamada Conrado. Los vigilantes de seguridad del local intervinieron en la pelea, echando a todos los participantes fuera del establecimiento. Ya en la calle, Hilario, ayudado de José Antonio y otros propinaron puñetazos y patadas a Joaquín, llegando el propio Hilario a estrellar una botella de cristal en la cabeza del mismo, lo que le causó una herida de seria consideración médica.

Por su parte, Bruno intentó huir de la pelea, dirigiéndose hacia el aparcamiento del recinto, siendo seguido en su fuga por los acusados Francisco José y Jonathan, quienes, finalmente, le alcanzaron para propinarle un sinfín de puñetazos y patadas. En el transcurso de la refriega, Jonathan tomó una botella de cristal y la estrelló en la cabeza de Bruno, ocasionándole una herida en el cuello. Instantes después éste cayó al suelo y comenzó a sangrar abundantemente.

Los dos agresores abandonaron de inmediato el lugar dejando mortalmente herido a Bruno. Una dotación del SUMMA se personó en el lugar de los hechos trasladando al herido al hospital general 12 de Octubre, donde falleció a las 07.50 horas del mismo día. Además de una herida grave de arma blanca en el cuello, que le afectaba a la tráquea y la yugular, el fallecido presentaba un traumatismo craneoencefálico severo