El presunto líder de la trama corrupta 'Guateque' niega que le sobornaran

El presunto líder de la trama corrupta 'Guateque' niega que le sobornaran

El presunto cabecilla de la supuesta trama de corrupción en el Ayuntamiento de Madrid dedicada a agilizar la concesión de licencias a cambio de dinero, Victoriano Ceballos, ha dicho en el juicio que nunca aceptó un soborno y que es "absurdo", puesto que "había mucha gente controlando".

Ceballos, que era funcionario del Departamento de Evaluación Ambiental del Consistorio en 2007, ha declarado hoy ante la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Madrid, procesado en el caso Guateque.

Se enfrenta a catorce años de prisión acusado de cohecho, falsedad en documento oficial y prevaricación por inducción, ambiental y urbanística. Según la Fiscalía, el acusado pedía dinero para adelantar informes de evaluación ambiental de locales. "Esos datos no se de dónde se los ha sacado", le ha dicho Ceballos al fiscal, cuando éste le ha preguntado por unos supuestos 15.000 euros que pidió al propietario de un local en Chamberí.

"Esos datos se los está usted inventando. No sé de ninguna actividad que se refiera a ese local. Jamás he pedido dinero para adelantar un informe medioambiental ni positivo ni negativo", ha señalado ante el tribunal. En la misma línea se ha mantenido al ser preguntado si esto ocurrió con otros locales, situados en la calle Santa Brígida, en la Carrera de San Jerónimo y en el paseo de la Castellana de Madrid, entre otros.

El representante del Ministerio Público ha insistido a Ceballos en unas conversaciones telefónicas que demuestran que sí recibió dinero a cambio de agilizar estas licencias, a lo que el acusado ha asegurado que él estaba de broma. "Soy muy bromista", ha añadido.

"No estaba hablando en serio", ha alegado el procesado, quien ha apuntado que conseguir una licencia no sólo depende del informe medioambiental, que si es favorable no es vinculante, ya que se necesita la supervisión de la junta de distrito, entre otras.

Preguntado por una conversación con Benjamín Valledor, que era gestor de licencias urbanísticas y ya ha fallecido, en la que al parecer le pidió 2.000 euros para agilizar un informe, Ceballos no ha admitido que fuese él quien hablaba. Además, ha indicado que Valledor se "la tenía jurada" porque le denegó una licencia. "Jamás he puesto a un compañero para sobornarle para cualquier fin ilegal", ha insistido.