Una presidenta "con estrella"

Con su marcha, Esperanza Aguirre no solo deja huérfana la crónica política, sino también la más cercana a los sucesos, en la que ha protagonizado capítulos de excepción como la caída de un helicóptero junto a Rajoy, la escapada durante una cadena de atentados en Bombay o un intento de robo en su casa.

TRAS ESTRELLARSE EN UN HELICOPTERO EN MOSTOLES

La 'otra' crónica de la presidenta se remonta al 1 de diciembre de 2005, dos años después su primera victoria en comicios autonómicos, cuando Aguirre y el actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, resultaron prácticamente ilesos tras estrellarse un helicóptero de las Brigadas Especiales de Seguridad Ciudadana de Madrid (BESCAM).

Al inicio de un recorrido por la localidad madrileña de Móstoles, un "cambio súbito de la dirección e intensidad del viento", según la empresa, llevó al suelo el aparato en el que viajaban, un Bell 206L4T fabricado en 1994.

"Nos podíamos haber matado, pero estamos bien", dijo Aguirre nada más salir del helicóptero.

EN CALCETINES TRAS LOS ATENTADOS DE BOMBAY

Casi tres años después, el 26 de noviembre de 2008, la ex presidenta regional logró salir ilesa de un tiroteo en el interior del Hotel Oberoy de Bombay (India) junto al alcalde de Majadahonda, Narciso de Foxá. Entonces, la presidenta y el alcalde se refugiaron detrás del mostrador de la recepción del hotel y escaparon por la cocina del establecimiento, en una huida en la que Aguirre perdió las alpargatas que acostumbra a ponerse entre actos. "Pisé bastantes charcos de sangre, pero no vi terroristas, armas ni muertos, solo una mujer herida", explicó tras este capítulo.

Estas vivencias en India fueron reflejadas por Narciso de Foxá en el libro "El cosmopolitan, ¿es rojo?", que la propia Aguirre prologó.

Unos meses antes, Aguirre había salido ilesa de un accidente de tráfico en Gijón, cuando el vehículo en el que viajaba junto a su marido fue alcanzado en una colisión de cuatro coches en la entrada de esta ciudad.

En octubre del pasado año, la dirigente popular denunció en comisaría un asalto en su casa a la cuatro de la madrugada por parte de dos individuos a los que acusó de haber roto el portalón del domicilio.

Aguirre se quejó en aquella ocasión de que los asaltantes, que consiguió detener la Guardia Civil, fueron posteriormente liberados sin haber declarado en un interrogatorio.

"Deben de ser dos indignados de los que protege la delegada del Gobierno en Madrid", señalaba ese día en un acto de presentación de listas electorales junto a Mariano Rajoy.

ANUNCIO QUE PADECIA UN CANCER DE MAMA

Por último, el que quizá sea el capítulo más personal en su trayectoria ajena a la política, cuando el 21 de febrero de 2011 Aguirre anunció que padecía un cáncer de mama que la mantuvo alejada de la agenda política durante dos semanas y que, según ha explicado hoy, está "presuntamente" superado.

En aquella ocasión, Aguirre reveló su enfermedad desde el atril y en público, tras la inauguración de un tramo de carretera: "... y antes de que se vayan quisiera decirles algo a ustedes", advirtió a los periodistas al cierre del acto.

Tras el alta, a su regreso, se marcó como objetivo adelgazar su actividad política y mostró su intención, perenne, de seguir "dando titulares".