Dos policías niegan haber hecho favores a la mafia china a cambio de regalos

Gao Ping
Gao Ping |Telemadrid

Dos policías imputados en la investigación sobre la red mafiosa liderada por Gao Ping han negado ante el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno haber hecho favores a los miembros de esta organización a cambio de regalos, tal y como sostiene la Fiscalía Anticorrupción.

El juez del caso Emperador ha citado hoy a tres agentes de la Policía Nacional por prevaricación, cohecho y revelación de secretos, pero uno de ellos, Manuel Patricio Rodríguez San Román (jefe de servicio en la Brigada de Seguridad Ciudadana de Madrid), no ha declarado por falta de abogado, mientras los otros, Blas Donoso Adán y Roberto Ruiz Ortega, han negado cualquier actividad delictiva.

Según fuentes jurídicas, lo único que ha admitido Ruiz Ortega, actualmente subinspector de Extranjería en Madrid y que trabajó en este departamento en Fuenlabrada, es que en una ocasión le llamó por teléfono un ciudadano chino para renovar la tarjeta de residencia y él se limitó a conseguirle una cita, pero ha negado que supusiera ningún trato de favor ni que recibiera nada a cambio por ello.

NUEVE POLICÍAS Y UN GUARDIA CIVIL

El fiscal José Grinda pidió la imputación de siete policías nacionales, dos policías locales de Fuenlabrada y un guardia civil (que finalmente no ha sido citado), basándose en un informe policial de asuntos internos elaborado a partir de conversaciones intervenidas en la causa.

El informe del fiscal y el de asuntos internos, a los que ha tenido acceso Efe, aseguran que San Román, anteriormente jefe de la Comisaría de Puente de Vallecas, mantenía una "relación directa" con uno de los imputados, Wu Liu.

Explican que el policía le puso en contacto a un asesor del alcalde de Coslada para que mediara en la instalación de una terraza de verano de un local de un familiar de Wu Liu, a cambio de unas invitaciones a los toros, comidas, un jamón, cajas de vino y entradas para el palco del Real Madrid.

Sobre Donoso Adán, que actualmente se encuentra sin actividad y que estuvo destinado en la Brigada de Extranjería de Fuenlabrada, los informes le relacionan, entre otros, con la mujer de Gao Ping, Lizhen Yang, y con Wu Liu, para quienes hizo gestiones como tarjetas de residencia, denuncias, utilización de bases de datos, consultas policiales, documentación y trámites de extranjeros.

Este policía mantenía una relación de "total servilismo" con la mujer de Gao Ping y se llegó a convertir en un "asesor particular" de los ciudadanos chinos que contactaban con él, dicen los documentos.

A Ruiz Ortega, la Fiscalía también le relaciona con favores a Wu Liu, entre ellos haberle informado de inspecciones en sus naves. También agilizó la tramitación de la tarjeta de residencia para una empleada de éste y se interesó por un ciudadano chino ingresado en un CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros) y que finalmente fue expulsado.

Al acabar las declaraciones el abogado de Gao Ping, Jaime Sanz de Bremond, ha arremetido por "falta de rigor y manipulación" contra la Fiscalía Anticorrupción, que pidió la imputación de los nueve policías citados esta semana, y ha afirmado que este caso es "un ejemplo de cómo se hincha artificialmente un globo".

Sanz de Bremond ha afirmado que Gao Ping nunca ha visto al comisario de Barajas, Carlos Salamanca, citado mañana por el juez, pero que sí conoce a otro de los policías porque sus hijos iban al mismo colegio.

Los abogados han comentado también que ha sido ya incorporada a esta causa la denuncia que interpuso uno de los imputados por la operación Emperador, Yongping Wu Liu, en el Juzgado de Instrucción número 51 de Plaza de Castilla.

Según los letrados, Wu Liu dijo haber sido objeto de un intento de extorsión por parte de una presunta agente del CNI identificada como "María" para sonsacarle, bajo amenazas, datos que pudieran involucrar a los policías con la red mafiosa. Las defensas de los imputados quieren ahora que se trate de identificar a esta supuesta agente para poder llamarla a declarar sobre esa denuncia.

El abogado de otro de los ciudadanos chinos imputados ha relacionado además la presentación del informe de Anticorrupción contra los policías con la fijación de una fianza de 300.000 euros a la mujer de Gao Ping la semana anterior por parte del anterior juez instructor, Fernando Andreu, que la mujer aún no ha abonado.