La policía salva la vida de una familia a punto de morir asfixiada por la "muerte dulce"

policia470
policia470 |Telemadrid

Agentes de la Policía Nacional han salvado la vida de una familia a punto de morir asfixiada por la denominada "muerte dulce" después de que una mujer, con voz débil y apenas audible, llamara a la Sala del 091 de Madrid para avisar que su marido e hijo de 20 meses estaban inconscientes y que ella misma se encontraba mareada. Según ha informado la Jefatura Superior de Policía de Madrid, los agentes acudieron al domicilio y rescataron al joven matrimonio y a su hijo de 20 meses, que se encontraban ya inconscientes cuando fueron alejados del domicilio. La mala combustión de la caldera de la calefacción había provocado una enorme concentración de monóxido de carbono en la vivienda.

Los hechos sucedieron la madrugada del pasado lunes, sobre la 1 horas, cuando la Sala del 091 de Madrid recibió la llamada de una mujer que, con una voz muy débil y casi no audible, alertaba de que su marido y su hijo se encontraban inconscientes y ella misma mareada. Rápidamente acudieron hasta el lugar indicativos de seguridad ciudadana. Una vez en la vivienda, la mujer les franqueó el acceso y, en un claro estado de desorientación, manifestó lo ocurrido a la vez que se desmayaba delante de los agentes. Tras sacar a la mujer al exterior del domicilio, los policías accedieron al interior y observaron a un varón tumbado en el suelo, sin consciencia y rodeado de un charco de vómito. Tras coger el cuerpo por debajo de los brazos, lo arrastraron hasta el rellano de la escalera.

Mientras los agentes asistían a las víctimas en el exterior, la mujer no cesaba de repetir "`Mi hijo, mi hijo!" por lo que los policías regresaron al interior y localizaron al bebé en el dormitorio, sobre la cama, en estado inconsciente y también envuelto en vómito. Una vez los tres en el exterior del domicilio, los agentes los colocaron en la posición lateral de seguridad para evitar que pudieran asfixiarse con sus propios vómitos, a la vez que requirieron la presencia de unidades médicas de emergencia. Tras su primera asistencia fueron trasladados hasta un centro hospitalario. Asimismo, varios indicativos de bomberos procedieron a ventilar la vivienda y comprobaron que el escape de gas había sido producido por una mala combustión de la caldera de la calefacción.

Hasta el lugar de los hechos se trasladaron dos ambulancias del Samur, que trasladaron a la madre y a su hijo en estado leve al Hospital Ramón y Cajal y al padre, en estado menos grave, al mismo hospital, según han Emergencias Madrid. La intervención ha sido llevada a cabo por agentes del Grupo de Atención al Ciudadano de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana, pertenecientes a la Jefatura Superior de Policía de Madrid.