60.000 personas llegan este sábado a Madrid en las marchas de la dignidad

Los convocantes de las Marchas de la Dignidad, que llegarán este sábado a la capital, prevén una participación de entre 60.000 y 100.000 personas en lo que esperan que sea "un levantamiento popular pacífico" como "un 15M multiplicado" para reclamar la dimisión del Gobierno por sus políticas "dictadas por la troika".

En una rueda de prensa, el portavoz nacional del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), Diego Cañamero, José Luis Martínez, portavoz de Marea Blanca, y Sonia Resina, entre otros, han detallado el calendario de las movilizaciones, que arrancarán este sábado en Madrid y se alargarán hasta el 25 de mayo.

Las manifestaciones están promovidas por el movimiento que impulsa el ex dirigente de IU Julio Anguita y por colectivos sociales de todo el país, como la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), el movimiento 15M o las mareas blanca, verde y azul.

EL SÁBADO EN EL PASEO DEL PRADO Y COLÓN Y EL LUNES MANIFESTACIONES

El sábado llegarán todas las columnas desde los diferentes rincones de toda España. Ese día, habrá una gran manifestación. El lema de la manifestación, que saldrá a las cinco de la tarde desde Atocha hacia Colón, es "No al pago de la deuda. Ni un recorte más. Fuera los gobiernos de la troika. Pan, trabajo y techo para todos y todas".

Esta previsto que a las 19.00 horas, llegará a Colon, donde se realizará el acto central. Willy Toledo será uno de los que lea el manifiesto.

El domingo, habrá una asamblea abierta a colectivos y a personas para hacer una lluvia de ideas sobre la continuidad del 22M, mientras que el lunes tendrán lugar dos manifestaciones, una a las 11.30 horas y otra a las 19.00 horas. Esta última partirá desde el Ministerio de Economía y se dirigirá al Ministerio de Empleo, al Banco de España y al Ministerio de Sanidad.

Sobre una posible acampada, los convocantes han destacado que las movilizaciones son del 22 de marzo al 25. "Nosotros no contralamos si alguine se quiere quedar después", han dicho.

SERA UNA REVOLUCIÓN

En su intervención, el líder jornalero ha destacado que esperan que la gente se implique en esta gran movilización social y se levante contra los recortes. "No venimos a enfrentarnos con la Policía, sino contra la injusticia del paro", ha dicho.

"Tiene que ser la gente la que tiene que salir a luchar. Esto será un levantamiento pacífico, una revolución, Nuestras armas son la unidad y la acción", ha dicho Cañamero, quien ha cargado contra el Gobierno por haber pasado como "una apisonadora por todas las reivindicaciones sociales". "Es como el 15M, pero multiplicado", ha dicho.

"Madrid estará colapsado porque entrará gente por todos los lados. Hay ganas de romper el silencio. La gente necesita esa fuerza moral que les estamos dando", ha señalado Cañamero.

Además, ha querido dejar claro que estas movilizaciones no van contra el PP, sino contra las políticas "dictadas por la troika". "Están preocupados. Quieren que entremos al trapo, pero no lo vamos a hacer. Esto se le ha escapado de las manos a los que pensábamos que éramos solo cuatro. Esto solo es el principio", ha dicho.

1.750 ANTIDISTURBIOS VIGILARÁN LAS MARCHAS EN MADRID

Unos 1.750 antidisturbios velarán el sábado por la seguridad en Madrid cuando confluyan en la capital para manifestarse las "Marchas de la Dignidad", para garantizar que no se produzcan incidentes, han informado fuentes policiales.

Las "Marchas por la Dignidad", divididas en seis columnas, partió cada una hace días de un punto diferente de España, confluirán este sábado en la capital en una manifestación que las decenas de colectivos organizadores prevén multitudinaria.

La Delegación del Gobierno en Madrid ha recibido comunicación de 35 movilizaciones que discurrirán ese día por la región, por lo que esta institución prevé una jornada complicada en la que recomienda usar el transporte público, según explicó el martes la delegada, Cristina Cifuentes, que dijo que el dispositivo policial será el adecuado.

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha advertido que grupos de ultraizquierda pueden tratar de "reventar" la manifestación en Madrid de las Marchas de la Dignidad y algunos se plantean la posibilidad de acampar en el centro de la ciudad, lo que no se permitirá.

Las marchas se prevén pacíficas, y de hecho algunos de los colectivos convocantes han pedido que los ciudadanos no acudan encapuchados, pero la Policía teme que haya grupos radicales que, como en convocatorias anteriores, aprovechen la buena fe de los convocantes y asistentes para infiltrarse entre ellos y causar altercados.

Los investigadores tienen constancia de que hay miembros de grupos como Izquierda Castellana, Yesca y de los Bukaneros que pueden intentar causar incidentes al final de la manifestación.

El dispositivo previsto para mañana es de los mayores que se han puesto en marcha este año y el pasado con motivo de las diferentes manifestaciones, marchas y concentraciones que se han convocado por diversos colectivos.

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha considerado este viernes que aquellos partidos que apoyan las 'Marchas por la Dignidad', que se manifestarán en la capital, están "jugando con fuego" y yendo más allá de límites constitucionales.

González hacía referencia a que no comparte muchas de las afirmaciones que se contienen en el manifiesto de las llamadas Marchas por la Dignidad, que ha tildado de "terribles". "Se dice que la Constitución española es absolutamente ilegal, que está deslegitimada y se hizo contra el pueblo y se llama a la calle, a la confrontación para plantear un nuevo proceso constituyente de abajo arriba en la calle", ha criticado. "

Me parece que eso no es ni respetar el Estado de Derecho, ni respetar las reglas de convivencia del sistema democrático y me parece gravísimo", ha indicado el jefe del Ejecutivo autonómico.

Pese a ello, a 24 horas de la celebración de estas Marchas, ha confiado en que "el ejercicio del derecho a la manifestación siempre se haga siempre dentro de los cauces legales con respeto a los derechos de los demás y sin afectar al patrimonio común de los ciudadanos", de manera que no se asista, "como ha ocurrido en otros actos de esta naturaleza, que se producen enfrentamientos violentos con la policía, se destruye mobiliario urbano y se afecta al patrimonio común de los ciudadanos".