Más de 200 personas con discapacidad visual usan perros-guía en la Comunidad de Madrid

Más de dos centenares de madrileños con discapacidad visual cuentan con la ayuda de perros-guía, según ha dicho hoy el consejero de Asuntos Sociales, Salvador Victoria, quien ha visitado las instalaciones que la Fundación ONCE del Perro-Guía tiene en Boadilla del Monte.

En el centro -de 100.000 metros cuadrados de extensión y que subvenciona la Comunidad-, se cría a futuros perros-guía, se les forma y se les instruye para "facilitar la movilidad y la accesibilidad" de las personas con discapacidad visual "en su vida ordinaria".

Los cachorros (de tres razas principales: Labrador, Golden Retriever y Pastor Alemán) pasan su primer año con una familia educadora que contribuya a su socialización, tras lo cual se entrenan en el centro y, una vez "graduados", la Fundación busca al futuro usuario más adecuado, en función de la velocidad de paso de ambos, su peso o su altura.

Durante el primer semestre de este año, han sido 61 los perros que se han graduado y han sido destinados a diversas comunidades autónomas.

Victoria ha apuntado que 14 de estos nuevos perros-guía se han quedado en la Comunidad de Madrid, ya que uno de cada cinco perros que guían a personas con discapacidad visual en España se encuentra en la región.

Durante su visita a las instalaciones de la Fundación ONCE, ha recorrido el laboratorio de crianza, el hospital, la zona de partos y el área de entrenamiento.

En la zona de partos, donde se encuentran los cachorros que han nacido hace poco tiempo -la última camada vino al mundo el pasado 17 de agosto-, Victoria ha bautizado a dos labradores con los nombres de Ulises -"un héroe clásico que salvó muchos obstáculos", ha dicho- y U2 -en referencia al grupo de música irlandés-.

Tras la visita, un ejemplar de pastor alemán y otro labrador han protagonizado una exhibición de adiestramiento en la que también ha tomado parte el consejero, que se ha vendado los ojos para comprobar cómo uno de los perros-guía le ayudaba a sortear algunos obstáculos.

"Tenía, por un lado, la sensación de carecer de capacidad de ver los obstáculos, pero a la vez, la seguridad del perro-guía para evitarlos", ha comentado.

Aunque los perros-guía son utilizados por personas con algún tipo de discapacidad visual, Victoria ha recordado que el III Plan de Discapacidad incluye el desarrollo de una normativa para facilitar que cualquier persona con este problema pueda usar a estos perros.

Victoria ha estado acompañado por el alcalde de Boadilla del Monte, Antonio González; de la presidenta del Patronato de la Fundación ONCE del Perro-Guía, Patricia Sanz, y de la directora de la organización, Gemma León.