La huida por pánico de la mujer del fallecido el viernes en Chamberí obliga a aplazar su juicio

La Audiencia Provincial de Madrid ha aplazado hasta el próximo 13 de junio el juicio que se iba a celebrar hoy contra el fallecido el pasado viernes de un tiro en la cabeza en Chamberí por el ingreso hospitalario de otros dos acusados, madre y padre de la víctima, y la huida de su esposa por el pánico que tiene a qué le ocurra algo a ella o a sus hijos. Así lo ha relatado el abogado Marcos García Montes a las puertas de las dependencias judiciales después de presentar el escrito de suspensión. Estaba previsto que se juzgará a la víctima, Luis R., y a otros tres familiares por la muerte de un familiar, hechos por los que se enfrentan a una pena de veinte años y medio de cárcel.

Montes llevaba la defensa de Luis R., quien el pasado viernes acudió a su despacho a preparar la defensa. Al salir, dos personas le pegaron un tiro en la cabeza, muriendo en el acto. Según las sospechas, serían los hijos del fallecido cuyo crimen era objeto del juicio.

Una de sus abogadas fue testigo de los hechos, mientras que la mujer de la víctima fue herida en la cabeza por un golpe con la culata de la pistola. Tras los hechos, la mujer recibió asistencia hospitalaria y en estos momentos se encuentra en una unidad de psiquiatría, al igual que su marido, de etnia gitana, que también iba a ser juzgado.

García Montes ha alegado para la suspensión la situación traumática que están pasando los acusados y familiares del fallecido.

Según ha detallado, su mujer ha huido con sus hijos por temor a que la puedan hacer algo.

Sin querer entrar en el hecho de que haya enfrentamientos entre las dos familias, el letrado ha apuntado que hace unos años se asesinó a un tío de la persona fallecida con anterioridad cuyo crimen se encargó a unos sicarios y nunca ha llegado a esclarecerse.

Tras manifestar que tienen sospechas de los autores del crimen, el letrado ha señalado que acudieran a la Policía ya que tienen constancia de que el vehículo de los autores del asesinato, que había sido robado, llevaba varios días rondando por la zona. De este modo, ha pedido respeto hacia su trabajo.