La organización del 19-J insta a trabajar para "preparar una huelga general"

La organización del 19-J insta a trabajar para "preparar una huelga general"

La organización de la marcha contra el Pacto del Euro ha propuesto que "las asambleas de trabajadores de barrios y pueblos de Madrid comiencen a trabajar para preparar una huelga general" que permita "cambiar esta sociedad".

Antes de dar por finalizada la concentración de los 'indignados' en la madrileña plaza de las Cortes, la organización ha leído un comunicado que ha sido recibido por las miles de personas allí reunidas con aplausos y gritos de "Que viva la lucha de la clase obrera".

En el mensaje enviado a los 'indignados' la organización ha pedido la "unión" de todos los movimientos para aumentar la fuerza del mensaje. Del mismo modo, se han dirigido "al poder" para mostrar su rechazo "al recorte de salarios y de las pensiones". En este último caso han recordado que es quitar "a los mayores algo por lo que lucharon durante años".

También se han mostrados contrarios a la privatización de la Educación y la Sanidad y han gritado consignas contra los beneficios que, a su juicio, "el poder" concede a la banca.

Para despedirse, la organización ha vuelto a animar a los reunidos en la Plaza de las Cortes a unirse para llevar a cabo "una huelga general que va a parar el país".

Tras la lectura del comunicado, las miles de personas que han llegado a la Plaza de Neptuno han empezado a abandonar la zona debido fundamentalmente al calor, aunque todavía se mantiene un ambiente festivo y está prevista una asamblea en Sol a las 20 horas.

MANIFESTANTES DE DIVERSAS ZONAS DE MADRID

Los manifestantes han comenzado las marchas entre las 9.00 o las 10.00 horas, dependiendo del barrio en el que partiera la protesta.

Bajo gritos dirigidos a los banqueros y a los políticos, los indignados han avanzado en un ambiente festivo con pancartas, algún disfraz e incluso instrumentos musicales. "Lo llaman democracia y no lo es" o "Un bote, dos botes, banquero el que no bote" han sido algunas de las consignas más coreadas por los participantes.

Los miles de manifestantes han comenzado a unirse en el paseo de la Castellana y, alrededor de la 13.15 horas, ya inundaban la plaza Cibeles acompañados de una pancarta gigante con letras de colores en la que los 'indignados' solicitaban 'Respeto'.

En las marchas también se ha contado con la presencia de ciudadanos procedentes no sólo de la capital, sino de diversas zonas madrileñas como Torrelodones, Las Rozas, Colmenarejo o Pozuelo

"Así, así, así lucha Madrid"

Al grito de "Así, así, así lucha Madrid" varios miles de ciudadanos se han echado a la calle, desde primera hora de la mañana, para protagonizar una protesta multitudinaria que ha transcurrido en tono festivo, de forma pacífica y en la que han tenido cabida todo tipo de mensajes contra la crisis y el capital.

Jubilados, jóvenes, parados, trabajadores, familias...han participado en las seis columnas que, desde las 09:00 horas, han salido de diferentes puntos de la Comunidad como Leganés, Getafe, Vallecas, Hortaleza, Plaza de Castilla y Corredor del Henares, entre otros, para culminar en la Plaza de Neptuno, a unos trecientos metros del Congreso de los Diputados.

"Dormíamos y despertamos", "No estamos mudos aunque os hagáis los sordos", "¡A la calle que ya es hora!", "Parados, moveos"... estas son algunas de las pancartas que a título individual portaban los manifestantes que insistían en que sólo se representaban a sí mismos y rechazaban cualquier color político y sindical.

De hecho, las marchas han sido convocadas por la Coordinadora de Barrios y Pueblos en Lucha, que avala las asambleas de barrios fruto del Movimiento 15-M y mantienen el carácter independiente que tiene su origen en el espíritu de la acampada de Sol.

Salva, un parado de 27 años, ha partido desde el barrio de Carabanchel para manifestarse en favor del trabajo y contra la corrupción, para ello llevaba una pancarta en la que se podía leer: "Charcutería 'Gobernantes'. Prueben nuestra gran variedad de chorizo Gürtel, chorizo Malaya, chorizo Pretoria y Chorizo Palau".

En todo momento, los manifestantes han querido desmarcarse de cualquier incidente violento y en sus pancartas también han sido frecuentes los llamamientos a una marcha pacífica porque "la única violencia es cobrar 600 euros".

El tono festivo de una mañana de domingo se ha podido también apreciar en los improvisados ciclistas que recorrían el centro de Madrid y que se han sumado a la marcha y en los numerosos vecinos que se han asomado a los balcones para aplaudir a los "indignados".

"¡Que no, que no, que no nos representan!", en alusión a los políticos y "un bote, dos botes, banquero el que no bote", han sido algunos de los gritos coreados durante las marchas que aunque oficialmente finalizaban sobre las 15:00 horas, continuaban a primera hora de la tarde.

También en tono festivo y a lo largo del Paseo de Castellana, los manifestantes han entonado la canción de "Un elefante se balanceaba en la tela de una araña" variando las palabras y sustituyéndolas por: "Un banquero se balanceaba en la burbuja inmobiliaria".

Uno de los momentos más aplaudidos de la mañana, ha sido cuando las marchas procedentes del norte y del sur de Madrid se han encontrado en la Plaza de Neptuno, cinco horas después de la salida, al grito de "¡Por fin estamos todos!".

Ya en la Plaza, la masiva manifestación se ha tornado más reivindicativa y dos parados han leído un manifiesto, con el Congreso de fondo, flanqueado por una treintena de policías, en el que se reclamaba una huelga general, llamamiento que ha sido aplaudido con entusiasmo y repetido durante las marchas.

Delante de esa barrera policial los organizadores han velado en todo momento por que nadie provocara incidentes violentos e incluso han instado a los agentes a unirse a la protesta.

Conocedores de que había miembros de la Brigada de Información infiltrados para desactivar cualquier conato de violencia, los manifestantes en tono jocoso han coreado "se nota, se siente la Secreta está presente" y otras frases como "el pinganillo no se te ve".

Al tiempo, algunos de los presentes han increpado a un hombre de quien sospechaban era uno los agentes infiltrados por lo que, reiteradamente, lo han invitado a irse "con los suyos".

No obstante, este ha sido un incidente aislado en una mañana festiva y reivindicativa que ha finalizado con "un pic-nic antifatiga" para reponer fuerzas