Las oposiciones de Educación en Madrid incluyen por primera vez un caso práctico con supuestos

Estudiantes en aula
Estudiantes en aula

El examen de las oposiciones para optar a 3.500 plazas de maestros en los colegios públicos de Madrid, que se realizará el próximo 22 de junio, incluirá un caso práctico con supuestos a los que el docente se enfrentará en la vida real.

Según fuentes de la Consejería madrileña de Educación e Investigación, el examen consta de una prueba general, de una hora y media de duración, en la que se examinan los conocimientos teóricos y que es común a todas las especialidades, excepto Infantil, y está centrada en Lengua Castellana y Literatura y Matemática.

La prueba práctica de Primaria, de noventa minutos de duración, introduce novedades en la misma línea que el resto de especialidades y comunidades autónomas. Hasta ahora, la prueba práctica contenía preguntas de carácter general sobre Lengua y Matemáticas y se repetían las mismas preguntas que en la prueba de cultura general, mientras que ahora se plantearán supuestos prácticos relacionadas con la vida cotidiana que tienen que resolver los profesores en el aula y que pueden estar relacionados con Lengua, Matemáticas, Ciencias Sociales y Ciencias Naturales.

Por ejemplo, según fuentes del Departamento que dirige Rafael van Grieken, podría plantearse un problema de convivencia como un caso de acoso escolar y cómo resolverlo en una tutoría.

Con respecto a convocatorias anteriores, la diferencia es que la especialidad de Primaria no contaba con una prueba práctica, como ocurrirá ahora, lo que sí sucedía con otras especialidades. Las preguntas siempre estarán relacionadas con el currículum de Primaria.

Más pruebas

Con posterioridad, los aspirantes a maestro tendrán una hora y media para desarrollar un tema relacionado con su especialidad: Audición y lenguaje, Pedagogía terapéutica, Primaria, Educación Física, Música, primera lengua extranjera, Inglés y, por primera vez este año, también francés. Finalmente, habrá una prueba específica, a la que solo podrán acceder aquellos que hayan superado las pruebas anteriores.

Al igual que en convocatorias anteriores, los aspirantes a maestro deben presentar una programación anual de un área con quince unidades didáctica y después tienen que defender ante el tribunal una de ellas seleccionada por sorteo.

Los opositores que superen todos los exámenes pasarán a ser funcionarios en prácticas, que tendrán nueve meses de duración. Serán evaluados por el director, el tutor y un inspector. Si no aprueban, tendrán una segunda oportunidad y, si suspenden una segunda vez, decaerán todos sus derechos.

"Es importante que nuestros hijos y alumnos dispongan del mejor profesorado"

En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, el vicepresidente regional, Pedro Rollán, ha felicitado a la Consejería de Educación e Investigación por la mejora en el acceso a la función pública de los docentes. Rollán ha resaltado la importancia de que "nuestros hijos y alumnos dispongan del mejor profesorado", porque les va a permitir adquirir una serie de conocimientos que les van a acompañar toda su vida y con los que pondrán los cimientos para su futura incorporación al mercado laboral.