Un olvido del Tribunal retrasa el inicio de la vista del "caso Ussía"

Ussia

La cuarta jornada del juicio por la muerte de Alvaro Ussía ha comenzado con retraso. El Tribunal se olvidó pedir el traslado del principal acusado, Pitoño, de la cárcel a la Audiencia. Solventado el inicidente, uno de los testigos aseguraba que 'Pitoño', el principal acusado del homicidio de Alvaro Ussía, se tiró sobre él con la rodilla. "Me quedé petrificado al ver a una persona tan grande caer sobre otra. Era una brutalidad"

La ausencia del acusado a primera hora ha obligado a retrasar el comienzo de la sesión del juicio. Al parecer se ha debido a un olvido en la solicitud de traslado de presos desde la prisión de Soto del Real hasta al Audiencia Provincial de Madrid. La sesión de esta mañana no estaba prevista en los señalamientos y se fijó en la jornada de ayer ante la prolongación en la declaración de los primeros testigos.

La cárcel de Soto del Real de Madrid, en la que se encuentra preso Antonio S.S., alias 'Pitoño', recibió a las 10.35 horas el fax en el que se solicitaba el traslado del acusado de la muerte del joven Alvaro Ussía, para las 10 horas en la Audiencia Provincial de Madrid. Un portavoz de la Guardia Civil, ha explicado que tan pronto como se recibió la comunicación pertinente, la Guardia Civil preparó "automáticamente" la conducción para trasladar al imputado hasta la calle Santiago de Compostela, donde se encuentra la Audiencia madrileña.

Solventado el incidente se reanudaba la vista. Uno de los testigos del crimen del joven Alvaro Ussía, que se produjo la madrugada del 15 de noviembre de 2008 en la discoteca El Balcón de Rosales, ha manifestado al tribunal que se quedó "petrificado" al observar cómo Antonio S.S., alias 'Pitoño', se dejó caer sobre el chico con sus rodillas en el pecho, algo que ha tachado de "brutalidad".

El primer testigo en declarar en la tercera sesión del juicio, Christian G., que estaba cerca de la discoteca con unos amigos diferentes al grupo de Álvaro, vio cómo éste caía al suelo y "Pitoño" se tiraba encima de él -sobre el pecho o en el abdomen- con las dos rodillas, aunque cree que solo "le impactó una". "Me quedé petrificado porque ver un tío tan grande caer sobre una persona de esa manera choca, es una brutalidad", ha comentado el joven, que dice haber hecho artes marciales y sabe cómo son ese tipo de golpes; después llamó por su móvil al 112 y permaneció allí hasta que llegó el SAMUR.

La abogada de "Pitoño" ha cuestionado en numerosas ocasiones el relato del testigo porque en la comisaría declaró, entre otras cosas, que había visto a dos porteros golpeando a Álvaro cuando ya estaba en el suelo, y en la vista ha dicho que solo vio al principal acusado dando puñetazos a la víctima.

"No acose a los testigos", ha pedido la presidenta de la sala a la defensa de "Pitoño" porque, a su entender, discutía con el testigo en vez de preguntarle y, por ello, le ha amenazado con retirarle la palabra y pasarla a otros abogados.

Christian, que ha reconocido que es miope y no llevaba gafas esa noche, oyó a dos empleados del "Balcón de Rosales" sacar unos cubos de basura y comentar entre ellos que estaba "escondido en el cuarto de baño el agresor", y se lo comunicó a la policía.