¿Qué se olvidan los madrileños en el transporte público?

Metro_lectura_gente
Metro_lectura_gente |Álvaro Santos

Los madrileños se olvidaron en el transporte público en julio objetos de lo más diversos, desde un palo de billar hasta una tienda de campaña, como señala la resolución del director general de Contratación y Servicios del Ayuntamiento de Madrid.

Durante el mes pasado se depositaron en la oficina de objetos perdidos toda una serie de pertenencias de lo más variopinta, olvidadas en taxis, autobuses de la EMT, Metro, Renfe, Correos y en la calle.

Algunos de los olvidos son ya casi unos clásicos entre los objetos perdidos. Ahí se engloban las llaves, carteras, gafas, bolsos, mochilas, móviles y cargadores, agendas, bisutería, ropa, portafolios, ordenadores portátiles, cámaras de fotos, libros, documentos nacionales de identidad, pasaportes, permisos de residencia, documentación médica, abanicos y bastones.

Llaman la atención olvidos como un palo de billar, una tienda de campaña, un carrito de bebé, bicicletas y una nevera portátil.

Todo se encuentra depositado en la Oficina de Objetos Perdidos, situada en el Paseo del Molino 7 y 9, y podrán ser entregados a quienes acrediten ser sus dueños, en horario de 9 a 14 horas de lunes

a viernes.