Los okupas madrileños continúan campando a sus anchas

Los okupas madrileños continúan campando a sus anchas