Zapatero elude hablar de Bildu y culpa al PP del paro

El presidente ni si quiera consigue que se llene el recinto donde da el mitin en su propia ciudad

Zapatero elude hablar de Bildu y culpa al PP del paro

madrid

| 06.05.2011 - 22:50 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cuestiona la "sensibilidad democrática" del PP, aseguró que no merece la confianza ciudadana quien intenta aprovecarse de una crisis económica, y llamó por ello a los socialistas a frenar a la "derecha extrema" en las próximas elecciones municipales y autonómicas.

Rodríguez Zapatero participó en su ciudad, León, en su primer mitin de la campaña oficial, para respaldar al candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Óscar López, en un Palacio de Deportes en el que se veían algunas decenas de sillas vacías entre las cerca de 5.000 disponibles.

Pese a ello, el líder socialista arrancó varias ovaciones a los asistetes, una de ellas cuando precisó que no pide el voto para él sino para los candidatos socialistas, entre otras cosas porque tienen "más sensibilidad democrática" que sus oponentes.

En democracia, argumentó, "hay que tener una actitud de respeto a las instituciones democráticas, a las formas democráticas, a la pluralidad, porque eso es respetar a la ciudadanía".

Como ejemplo de esa carencia del PP, señaló el "bochornoso nulo pudor" con el que el PP dice que la televisión pública es "progubernamental" cuando ellos promovieron "la de Urdaci" y canales como Telemadrid o Canal9.

"Aparte de no tener pudor", denunció, los dirigentes del PP deben pensar que los ciudadanos se lo creerán. "Pues no, la ciudadanía es muy inteligente y no va a dejarse engañar por toda la campaña y a veces el poderío intimidatorio que tiene la derecha en este país".

Frente a ello, el presidente llamó a todos los socialistas a movilizarse, y a los indecisos a votar, porque el PSOE es "el partido que frena a la derecha y a la derecha extrema".

El líder socialista echó mano de otro ejemplo para demostrar esa carencia de "sensibilidad democrática" del PP, particularmente de su líder, Mariano Rajoy, al que reprochó que en vez de demostrar "sentido de la responsabilidad y compromiso" ante la crisis económica se dedique a "poner zancadillas" intentando que las dificultades del país le lleven al Gobierno, "pero es más difícil que que le toque la lotería", advirtió.

Lo que se espera de un dirigente "que siente las cosas", dijo el presidente, es que se hubiera alegrado del descenso del paro en abril, pero en lugar de eso, dijo que sólo se debía a la Semana Santa.

Es decir, sintetizó, que si los datos son malos "la culpa es de Zapatero", y esa es "la única frase que le hemos oído en los últimos cuatro años", y si son buenos "es por el tiempo".

Sin embargo, añadió Rodríguez Zapatero, el paro de hoy "es fruto de los excesos del pasado en el sector de la construcción, en la concesión de créditos excesivos", en un modelo económico diseñado en 1996 y que duró hasta 2007, "una parte también de mi gobierno", reconoció.

Por ello, alertó de que la solución no puede pasar por volver a aquel modelo sino por las reformas que se están acometiendo, aunque sean "difíciles y supongan sacrificios".

Ante esas dificultades, el presidente llamó a los socialistas a proclamar "alto y fuerte" que España tiene ahora el mayor nivel de protección social, y a trabajar para que "nadie se atreva a poner el copago" sanitario.

"No merece la confianza quien ha intentado utilizar la crisis y el paro", aseguró el presidente, y quien expone en un cartel el número de desempleados para "hacer lo que por otra vía no puede, intentar convencer con un proyecto para España".

EL PP TENDRÁ QUE "JUSTIFICAR LA DERROTA"

Frente a quienes dicen que estas elecciones son difíciles para el PSOE, afirmó que más lo era defender el carbón "y lo hemos conseguido", y pidió por ello a los suyos que sean pacientes mientras el PP quiere "ganar antes de que se abran las urnas", porque será después cuando se celebre el resultado.

Ahora dicen que "nos van a borrar del mapa", ironizó, pero el día después de las elecciones tendrán que "encontrar una disculpa" como tuvieron que hacer en ocasiones anteriores con "excusas que prefiero olvidar" como las de 2004 para "justificar su derrota".

Incluso en un momento de su intervención se permitió una ligera imitación de José María Aznar cuando habló del "lío" que en su opinión suponen las primarias del PSOE, para responderle que su candidato, Mariano Rajoy, "ha perdido dos veces y volverá a perder la tercera".

Rodríguez Zapatero no hizo mención alguna a Bildu y a la sentencia del Tribunal Constitucional, algo que ya había hecho horas antes el portavoz del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

No obstante, denunció que siempre el PP comienza las campañas electorales "usando la lucha contra el terrorismo". Los socialistas, aseguró, no van a contestar, y él lo hizo únicamente para declararse "orgulloso" de haber trabajado por el fin de la violencia, en el Gobierno "a veces dejando mucho por el camino", y en la oposición respaldando al Ejecutivo.

"En los asuntos de Estado, en los temas que son de todos, donde est

en juego la vida, la libertad y el futuro, este partido siempre ha estado a la altura de las circunstancias y seguirá estando a la altura de las circunstancias hasta que consigamos el final de la violencia, y estamos cada día más cerca de ello", aseguró.

Rodríguez Zapatero fue ovacionado en varias ocasiones por los asistentes al acto, sobre todo cuando dijo, al principio y al final de su intervención, que volverá a León cuando deje el Gobierno, porque es "mi ciudad" y la que lleva "en el corazón".