Zapata recusa a los 2 jueces apartados de Gürtel al considerarles "enemigos"

En la causa que se le abrió en la Audiencia Nacional por el tuit que publicó sobre Irene Villa

Se trata de los magistrados Enrique López y Concepción Espejel

Guillermo Zapata

madrid

| 01.04.2016 - 12:52 h
REDACCIÓN

El edil de Ahora Madrid Guillermo Zapata ha pedido apartar de la causa que se le abrió en la Audiencia Nacional por el tuit que publicó sobre Irene Villa a los dos magistrados que fueron recusados en el caso Gürtel, Enrique López y Concepción Espejel, al entender que no son imparciales por ser "enemigos".

La defensa de Zapata ha planteado en sendos escritos de recusación, a los que ha tenido acceso Efe, que si no se les dejó juzgar a "amigos", en alusión a los vínculos de ambos magistrados con el PP, "con menos motivos se les debería dejar participar en decisiones judiciales que pueden marcar el destino procesal de un "enemigo" como es Zapata "en su condición de concejal de un partido contrario ideológicamente" al PP.

Para apoyar estos argumentos, la defensa se basa en los motivos que llevaron a apartar a ambos magistrados de los juicios de Gürtel y de los papeles de Bárcenas -haber sido nombrados vocales del Consejo General del Poder Judicial a propuesta del PP o los trabajos de López en FAES-, así como en el voto discrepante de Ricardo de Prada, que se opuso a la decisión de sus compañeros de ordenar a Pedraz que reabriera este procedimiento tras archivarlo en dos ocasiones.

Para conseguir que sean apartados de este caso, la defensa del concejal ha presentado sendos escritos de recusación en dos procedimientos que tiene pendientes de resolver la sección segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional en relación a este caso.

Se trata, por un lado, del recurso interpuesto por Dignidad y Justicia contra el auto por el que el juez Santiago Pedraz acordó la transformación de las diligencias en procedimiento abreviado (el equivalente al procesamiento en un sumario) y que ha correspondido resolver a un tribunal integrado entre otros por López y Espejel.

La segunda recusación se dirige contra el tribunal, entre cuyos tres magistrados se encuentra Espejel, que debe dirimir otro recurso de la misma asociación de víctimas de ETA contra la negativa de este mismo magistrado a acordar nuevas diligencias.

Además de estos dos recursos existe un tercero contra el último archivo de la causa acordado por Pedraz el pasado 7 de marzo, pero en éste no han planteado la recusación de ningún magistrado porque aún no se ha constituido el tribunal que debe resolverlo, han indicado a Efe fuentes jurídicas.

No obstante, de ser aceptadas las dos recusaciones ahora planteadas, López y Espejel no podrían integrar en ningún caso el tribunal llamado a resolver el tercer archivo acordado por Pedraz en esta causa.

Pedraz archivó por tercera vez esta causa, a instancias de la Fiscalía, al entender que Zapata con su tuit -"Han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alcàsser para que no vaya Irene Villa a por repuestos"-, publicado en 2011, no pretendió humillar a las víctimas del terrorismo "por mucho que una mayoría crea que unas palabras sean humillantes".

La sección segunda le había ordenado reabrir el caso en diciembre al estimar un recurso de Dignidad y Justicia contra el archivo, al apreciar que el mensaje que publicó Zapata, pese a referirse a una víctima en concreto, entraña "descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas" en su conjunto.

Para rebatir esa apreciación, Pedraz se apoyó en el último informe de la Fiscalía interesando el archivo y en el voto particular de De Prada, que interpretó que no se ha humillado a la víctima que podría haberse visto afectada por el tuit ya que la propia Irene Villa dijo no sentirse ofendida, por lo que el delito simplemente no existe.