Villacís critica la "dejadez" del Ayuntamiento con el monumento del 11-M

Recuerda que su grupo expresó el pasado 27 de febrero en el Pleno la necesidad de reparar este monumento

Begoña Villacís

madrid

| 10.03.2018 - Actualizado: 20:30 h

EFE

La portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, ha criticado hoy la "dejadez y desidia" del Gobierno municipal con el monumento del 11-M, que cree que debería estar listo no sólo mañana por el aniversario del atentado sino "los 365 días del año".

En declaraciones a los medios durante la celebración del Consejo General de Ciudadanos, Villacís ha recordado que su grupo expresó el pasado 27 de febrero en el Pleno municipal la necesidad de reparar este monumento, ubicado en la estación de Atocha.

"Fue entonces cuando hubo un compromiso por parte del Consistorio de que se iba a poner manos a la obra. Ya era tarde", ha dicho. En su opinión, el monumento "tiene que estar listo no sólo para el 11-M" sino que "debería estar siempre disponible, los 365 días del año".

Villacís ha comentado que este tema es un ejemplo de la "dejadez y desidia" que el Gobierno municipal "tiene absolutamente con todo".

En el Pleno del pasado 27 de febrero la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, aseguró que este año se licitará la reforma del monumento del 11-M de Atocha, una remodelación que el Gobierno municipal se comprometió a realizar en 2015 debido al mal estado de las instalaciones.

El Ayuntamiento de Madrid, Adif y Renfe trabajan de forma coordinada en un nuevo convenio que contemple no solo las tareas de mantenimiento como hasta ahora, sino también la realización de obras de mayor envergadura.

La obra, que ahora tiene serias deficiencias, fue inaugurada en 2007 con motivo del tercer aniversario de los atentados.

Las obras, para cuya ejecución se han previsto 350.000 euros en el capítulo de Inversiones Financieramente Sostenibles, serán licitadas por el propio Ayuntamiento y está previsto que se inicien en el último cuatrimestre de 2018.

También habrá obras que afectarán a la vía pública y se reformará el exterior para hacerlo más amable y accesible, y se pagarán al 50 % por el Ayuntamiento y Adif-Renfe.