Los vecinos protestan en el Pleno de Chamberí por el cierre de la calle Galileo

Partidarios y detractores del corte de tráfico en la calle Galileo se enfrentan verbalmente en la Junta de Chamberí

Ante las protestas Ahora Podemos se compromete en buscar una solución 'de consenso'

madrid

| 10.07.2017 - 19:44 h

Alrededor de cincuenta vecinos han protestado hoy por el cierre de la calle Galileo, que el Ayuntamiento ha cortado parcialmente para probar su peatonalización, al grito de "Reversión", "así no" o "no al plan Chamberí"; mientras otros vecinos han defendido la decisión del Consistorio y piden "más aire". Al inicio del Pleno de la Junta Municipal del Distrito de Chamberí, los vecinos, divididos por la decisión del Ayuntamiento, han acudido con pancartas y han recibido a gritos a los concejales.

Cerca de 50 vecinos de Chamberí, partidarios y detractores del corte de tráfico en la calle Galileo entre Meléndez Valdés y Fernando Garrido han mostrado sus diferencias al comienzo del Pleno del distrito al grito de "reversión", "peatonalización sí" y diversos carteles a favor y en contra de la medida, que será debatida en el Pleno de este lunes.

Una manzana de la calle Galileo, entre las calles Fernando Garrido y Meléndez Valdés, ha quedado cerrada al tráfico durante un año como experiencia piloto de movilidad sostenible, dejando únicamente un carril para vehículos de emergencias y servicios urbanos, y permitiendo circular solo a bicicletas.

La Junta del distrito acoge este lunes el Pleno en el que se debatirá la peatonalización de la calle Galileo después de que los vecinos recogieran más de 2.000 firmas en contra de la misma, y tras recibir el apoyo de la oposición -PP, PSOE y Cs--. Estos tres grupos fueron los que votaron a favor en el Pleno de eliminar el corte provisional de la calle Galileo, que consideran un "fracaso" y un "despropósito".

Dentro de 'Chamberí zona 30', el equipo de Gobierno de Manuela Carmena planea limitar a 30 kilómetros por hora la velocidad de circulación en buena parte del distrito de Chamberí para lograr que sea 'más habitable' y que los coches no atraviesen esa zona para llegar del norte al sur.

El responsable del distrito y concejal de Ahora Madrid, Jorge García Castaño, ha asegurado a los periodistas que las intervenciones de la vía pública "siempre generan debate", algo que ha calificado como "positivo". "Somos muy sensibles a todas las opiniones", ha insistido y ha añadido que "van a escuchar" las necesidades de los vecinos y se les tendrá "en cuenta" cuando se desarrolle el plan definitivo.

Por su parte, la portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, que ha asistido al Pleno, ha recriminado a Ahora Madrid que "sólo escuchen cuando quieren" y ha indicado que "más de 2.100 vecinos han recogido firmas en contra de esta propuesta". "Esta medidas es chapucera y está mal hecha", ha asegurado Villacís, por lo que ha pedido al Ayuntamiento que "rectifique porque es de sabios".

Asimismo , ha bromeado que no parecía que el Gobierno de Ahora Madrid sea el "de la consultas ciudadanas" porque también es el solo el que somete a participación "las cosas que le gustan y las que le gustan mucho".