Vecinos del centro piden restringir el tráfico en la calle Mayor

madrid

| 31.10.2010 - 17:52 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Asociación de Vecinos Ópera-Austrias ha enviado una carta al concejal del distrito Centro de Madrid, Enrique Núñez, pidiéndole que estudie la posibilidad de declarar la zona de la calle Mayor como Área de Prioridad Residencial (APR), alegando que la poca capacidad de la vía provoca la "saturación" de toda la zona, generando consecuentemente problemas de ruido y contaminación.

La misiva, a la que ha tenido acceso Europa Press, recuerda que "en la actualidad ya existen restricciones al tráfico privado en la parte inicial de la calle Mayor entre las 8 y las 22 horas durante los días laborables". "Sin embargo, fuera de este horario la calle aún sigue siendo ampliamente utilizada como un eje de circulación este-oeste de la ciudad", lamentan.

"Dada la limitada capacidad de tráfico de la calle Mayor, el intenso tráfico rodado es fuente de ruido y de contaminación, lo que, por una parte, redunda en detrimento de calidad de vida de los residentes y, por otra, resta valor ambiental a una zona de interés histórico", argumentan los vecinos afectados.

Como ejemplo, mencionan el caso de los autocares de turistas que todos los días llegan hasta la capital. Según los vecinos de la zona, estos vehículos paran en la misma calle Mayor "durante horas, sin apagar el motor y generando mucho ruido y contaminación".

"Por estas razones, desde esta Asociación entendemos que la única solución sostenible para la zona es su declaración de APR, extendiendo actual restricciones para el tráfico privado al horario nocturno y a los días festivos, lo que además resultaría coherente con la política actualmente seguida por el Ayuntamiento de Madrid, encaminada a la revitalización y mejora del centro histórico mediante la peatonalización de algunas de sus calles y la restricción al tráfico privado en otras".

Así, la solución propuesta por los vecinos prevé el "mantenimiento del acceso de tráfico privado a los aparcamientos de la plaza Mayor, Las Descalzas y El Corte Inglés", de forma similar al funcionamiento actual del estacionamiento de la plaza de Santa Ana.

"Aunque consideramos necesario que, a medida que expiren los contratos entre el Ayuntamiento y las empresas que explotan dichos aparcamientos, las plazas de los mismos sean destinadas al uso de residentes, lo que a su vez redundaría en menos coches aparcados en la superficie y un mayor espacio para los peatones", matizan desde la plataforma vecinal.

REDUCCIÓN DE LA VELOCIDAD

Por otra parte, los vecinos "alertan" sobre el "exceso de velocidad de muchos vehículos en la calle Mayor, sobre todo en el tramo comprendido entre la plaza de la Villa y Bailén". "Pese a existir un límite de velocidad de 30 kilómetros por hora, muchos vehículos lo rebasan ampliamente, lo cual es causa de inseguridad en la zona", critican desde la asociación.

Así, solicitan que el APR vaya acompañado de medidas destinadas a "impedir" los excesos de velocidad a través de la "instalación de un badén, similar a los que ya existen en muchas zonas residenciales, o de otro mecanismo disuasorio como un radar". "Porque de nada sirve que esté indicado un límite de velocidad si no hay ninguna clase de medidas destinadas a asegurar su cumplimiento", insisten.

Finalmente, recuerdan que "este tipo de medida ya se ha llevado a cabo con éxito en otras zonas de la ciudad de similares características, como el barrio de Las Letras", y subrayan que una APR ayudaría a "mejorar la situación actual de tráfico, ruido y contaminación ambiental que padecen vecinos y visitantes".

"Con la declaración de APR para la calle Mayor y las calles aledañas se incentivará el uso del transporte público en las visitas al centro histórico y se fomentará el turismo peatonal, de manera que se logrará una situación que favorezca tanto el disfrute de los visitantes como la habitabilidad del barrio para los vecinos", concluyen.