Vecinos de Torrelaguna increpan en el Juzgado a los acusados del asesinato

Pasan a disposición judicial los detenidos por el asesinato de un joven el domingo en Torrelaguna

La víctima recibió una puñalada cuando se dispuso a mediar en una reyerta entre los autores y otro grupo de jóvenes

madrid

| 09.09.2015 - 20:00 h
REDACCIÓN

Jornada muy tensa en Torrelaguna donde el pasado fin de semana, en plenas fiestas, Carlos, un joven de 20 años perdía la vida después de ser apuñalado. Los dos hermanos detenidos por la agresión han pasado hoy a disposición judicial. Los vecinos se han echado a la calle para increparles, llamarles asesinos y reclamar justuicia a las mismas puertas del Juzgado.

Los dos hermanos detenidos por supuestamente matar a un joven el domingo a primera hora de la mañana en Torrelaguna y sus dos novias arrestadas por encubrirles han pasado este miércoles a disposición judicial.

El traslado de uno de los dos hermanos acusados de matar a un joven el pasado fin de semana en Torrelaguna ha sido el origen de la tensión. Familiares del fallecido, indignados, le increpan e incluso han arrojado objetos al coche de la Guarda Civil.

Ante el juez también prestará declaración a las parejas de los detenidos acusadas de un supuesto delito de encubrimiento.

Los hechos se produjeron pasadas las 5 horas del domingo, cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento del fallecimiento de un varón en una reyerta. Hasta el lugar de los hechos se desplazaron agentes destacados en la localidad, encontrándose a un joven fallecido, tendido en el suelo y con una herida de arma blanca.

Inmediatamente después se personaron especialistas en Policía Judicial destacados en la zona para el total esclarecimiento de los hechos, quienes, tras recoger diferentes testimonios centraron la investigación en dos jóvenes como principales sospechosos, vecinos de la misma localidad donde se produjeron los hechos.

Momentos después se estableció un dispositivo de búsqueda, determinando los agentes que los implicados pudieran encontrarse ocultos en un domicilio de un familiar, llevándose a cabo diferentes gestiones para intentar verificar dicha circunstancia, resultando todas ellas negativas.

Ante la gravedad de los hechos se solicitó una orden entrada y registro en la vivienda a la autoridad judicial competente, procediéndose la entrada en el domicilio a las 15 horas, la cual se llevó a cabo por agentes pertenecientes a la Unidad de Seguridad Ciudadana, procediéndose a la detención de las cuatro personas que se encontraban en su interior sin intención de salir voluntariamente, encontrándose en el interior del domicilio los presuntos autores acompañados dos mujeres.

Para obstaculizar y dificultar el acceso al inmueble e impedir la entrada a los agentes, los ahora detenidos se habían parapetado con diferentes muebles y armarios tras la puerta de acceso a la vivienda, además de dejar las llaves puestas por dentro, para impedir que se pudiera abrir desde fuera.

Por estos motivos fueron detenidos I,E.T y D.E.T , hermanos de 26 y 36 años respectivamente y vecinos de la localidad donde sucedieron los hechos, como autores de un delito de homicidio y sus respectivas parejas, A.C.D.B y L.C.G. de 22 y 38 años por encubrimiento.

Un día después, el coche de la última detenida amaneció medio destrozado, con las ruedas pinchadas, y los cristales y las luces rotos, fruto de una supuesta venganza por lo ocurrido.