Una intersección y la desaparición de una rotonda en la M-503 eliminarán problemas de tráfico en la zona de Pozuelo

Más de 50 mil conductores que a diario circulan entre Madrid y Pozuelo se despiden de los atascos

madrid

| 14.03.2011 - 14:02 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Un nuevo enlace en la M-503 consistente en una intersección a distinto nivel y en la desaparición de una rotonda eliminará kilómetros de retenciones que hasta ahora se formaban en los alrededores de Pozuelo de Alarcón, donde está este punto, y que afectaba a los vecinos de la zona, además de a los de Boadilla del Monte, Humera, Majadahonda y el distrito de Moncloa-Aravaca.

Así lo ha recalcado la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que junto con el consejero de Transportes e Infraestructuras, José Ignacio Echeverría, y los alcaldes de la zona, ha inaugurado este punto, que además de hacer más "fluida" la circulación, ha sido un paso más para convertir en "autovía" del noroeste la vía que enlaza la Carretera de Castilla, desde Madrid, con Villanueva de la Cañada.

La dirigente del Ejecutivo regional ha destacado este lunes lo "extraordinariamente necesario" que era esta actuación, que responde a la demanda de los vecinos del noroeste, que venían años reclamando la eliminación de esta glorieta, después de la supresión de otras dos contiguas que la Comunidad de Madrid había ejecutado como parte de las obras del Metro Ligero Oeste.

A su juicio, el nuevo enlace va a suprimir "enormes atascos", sobre todo, en hora punta, además de muchas colisiones, puesto que al tratarse de una carretera desdoblada, los conductores cogen más velocidad y daban pie a más accidentes. Además, según Aguirre, también se provocaban choques porque los vehículos, con el colapso, trataban de incorporarse a la rotonda "como fuera sin respetar las debidas distancias de seguridad".

Según ha explicado la Comunidad, en muchas carreteras hay intersecciones con rotonda y en la mayoría de los casos esto tiene una explicación técnica, porque una glorieta, por ejemplo, tiene la ventaja de permitir todos los giros. Sin embargo, la desventaja es que se puede colapsar, por otro lado, cuando hay muchos vehículos.

Aguirre, no obstante, ha reconocido que si hubieran estado ya en una crisis como la actual, no se hubiera mantenido la rotonda "en la superficie porque esta ha sido una obra muy costosa". En concreto, ha contado con una inversión de 11 millones de euros. "Es mejor porque no tienen que ir los vehículos a otras rotondas y va a quedar la carretera menos colapsada", ha añadido, en referencia a otra glorieta que se ha mantenido.

MENOS ACCIDENTES

En este sentido, ha destacado que se van a beneficiar los 42.000 vehículos que circulan diariamente por la M-503 y otros 18.000 que lo hacen por la M-508, que conecta Húmera con Aravaca, además de evitar accidentes, en la línea de seguridad vial que persigue el Gobierno regional con sus actuaciones en carreteras.

Así, ha destacado que en los últimos diez años, entre el 2001 y el 2011, el número de víctimas mortales en la red de carreteras madrileñas ha descendido un 67,2 por ciento, y entre los motociclistas, el descenso es mayor entre 2008 y 2010, con una caída del 63,1 por ciento, coincidiendo con el momento en el que se firmó un protocolo con las asociaciones de afectados.

Para acometer esta actuación, se ha mantenido, por un lado, el trazado original del tronco de la carretera M-503, que era de dos calzadas separadas con dos carriles por sentido; y por otro lado, se ha dejado a nivel de terreno la glorieta que servía de distribuidor del tráfico con la M-508, lo que ha supuesto deprimir el tronco principal por debajo de la misma a una profundidad aproximada de 7 metros entre muros pantalla.

Además, para la construcción de este nuevo enlace se han movido 145.000 metros cúbicos de tierra y se ha asfaltado el firme en un tramo de 2,7 kilómetros hasta la incorporación a la Carretera de Castilla. La empresa adjudicataria de las obras ha sido Dragados S.A., del Grupo OCS. "La circulación es más fluida, más comodidad, y más seguridad gracias a los carriles de aceleración", ha concluido.