Una exposición reconstruye los años de amistad creativa entre Lorca y Dalí

"Dalí, Lorca y la Residencia de Estudiantes" puede verse en Caixaforum

madrid

| 22.09.2010 - 16:46 h

Telemadrid/Agencias

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

"Dalí, Lorca y la Residencia de Estudiantes" es el título de esta ambiciosa muestra, que desde hoy se puede ver en CaixaForum y que reconstruye minuciosamente los avatares de la relación entre Lorca (1898-1936) y Dalí (1904-1989). Se conocieron en 1923 en la Residencia de Estudiantes y allí comenzó la relación creativa y de amistad entre García Lorca y Dalí. Una exposición revive esta relación en medio de la vanguardia europea.

Un viaje por la amistad, la camaradería y el estímulo intelectual entre estos dos genios desde que se conocieron, cuando el pintor catalán tenía 17 años y acaba de llegar a la Residencia de Estudiantes y el poeta granadino rondaba los veintidós.

Una relación que acabó en 1929, cuando Dalí se instaló en París y Lorca se fue a Nueva York, distanciados por el concepto tan diferente que tenían sobre el surrealismo de André Bretón, por el que se inclinaba Salvador Dalí.

La muestra, organizada por la Sociedad de Conmemoraciones Culturales y la Obra Social la Caixa y en la que han colaborado la Fundación García Lorca y la Residencia de Estudiantes, recoge también abundantes obras de creadores de vanguardia europeos como Grosz, Le Corbusier, Picasso, Léger, Gris, Miró o Cezanne, y se completa con un catálogo y una película inédita de 35 minutos, dirigida por Manuel Gutiérrez Aragón que recrea la relación entre ambos.

Así, la exposición, que estará abierta hasta el 6 febrero, para después viajar al Centro Federico García Lorca en Granada, reúne más de un centenar de cuadros, cartas, tarjetas postales y documentos en los que ellos hablan de sí mismos y comentan sus obras y las que se dedican el uno al otro. Todo ello en medio de un contexto histórico y artístico.

Un diálogo artístico que contiene un tipo de estética y de arte distinto del que se practicaba en España, que calificaban de "putrefacto" al principio de su relación. "Ellos discutían sobre arte, sobre la vida moderna en París, Italia o Estados Unidos, y construían así un trabajo de crítica y producción acerca de la vanguardia del arte europeo del momento", ha explicado el profesor Juan José La Huerta, comisario de la exposición.

Dividida en tres partes, la primera, "Residencia de Estudiantes", muestra el primer encuentro entre ambos y presenta su incursión en los medios de vanguardia internacionales. De esta etapa es el proyecto, luego fallido, del libro "Putrefactos", donde incluían a los artistas o creadores que les parecían carcamales.

"¿No crees tú que los únicos poetas, los únicos que realmente realizamos poesía 'nueva', somos los pintores? ¡Sí! Todo lo contrario de lo que esa palabra significa para Juan Ramón, Benjamín Palencia y otros grandes puercos". Así le dice Dalí a Lorca en una carta desde Figueras en octubre del 27.

"Hay claridad", que va de 1925 a 1928, es el siguiente apartado, que habla de la expresión de Dalí y Lorca para denominar una nueva estética y que expone el momento de madurez de su amistad y su voluntad de vanguardia.

Y una tercera, "Estética Fisiológica", es la expresión que utilizaba Lorca par expresar la pintura surrealista de Dalí, y muestra el principio y la consumación del distanciamiento entre ambos, que se plasma también en las diferentes maneras de concebir el arte.

Las tres etapas reflejan los diferentes itinerarios artísticos de uno y otro, con el cotejo y diálogo de sus obras más significativas y su paso por las diferentes etapas de la amistad.

Esta exposición que hoy ha sido inaugurada por la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, tendrá una mirada complementaria en la Residencia de Estudiantes, donde se ha reconstruido una habitación tal y como la habitaban los dos creadores.

González-Sinde ha destacado que la cultura siempre ha funcionado por redes. "Lorca y Dalí también funcionaban en redes, en campus como el de la Residencia de Estudiantes, donde bullían el pensamiento y el arte hasta convertirse en un referente crucial de la historia de la cultura".