Una asistenta copiaba claves bancarias con las que robó por valor de 3.800 €

(Alvaro Santos)

madrid

| 17.02.2012 - 10:59 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Guardia Civil ha detenido a una mujer que supuestamente copiaba claves bancarias de las personas para las que trabajaba como empleada del hogar, con las que luego habría robado, junto a su marido, también arrestado, numerosos artículos por un importe superior a 3.800 euros.

Los dos detenidos son cónyuges, de nacionalidad rumana, tienen 31 y 25 años, y el hombre cuenta con antecedentes en Francia por asociación de malhechores y delito de estafa monetaria, por lo que ha sido condenado recientemente.

Se les considera presuntos autores de diversos delitos de estafa, usurpación de estado civil, revelación de secretos y delitos relacionados con la intimidad, ha informado hoy la Guardia Civil.

La investigación ha sido llevada a cabo por agentes de la Guardia Civil pertenecientes al puesto principal de Boadilla del Monte.

Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de diciembre, cuando en el puesto de Boadilla del Monte se recibieron una serie de denuncias en las que varias personas manifestaron haber sido víctimas de numerosas estafas, al haberles realizado cargos en cuentas bancarias por compras en Internet.

De las gestiones efectuadas se pudo comprobar que existía una relación entre todas las denuncias, ya que la empleada del hogar era la misma en todos los domicilios de los denunciantes.

La ahora detenida también obtenía claves bancarias a través de la violación de la correspondencia que recibían de los afectados en sus domicilios.

El modus operandi consistía en que la asistenta del hogar copiaba todos los datos necesarios para realizar compras online de las tarjetas bancarias de los moradores de la vivienda en que trabajaba, para posteriormente con esos datos, junto a su marido realizar compras por Internet.

Los productos que compraban eran aparatos electrónicos, ropa y alimentación y el total estimado asciende a más de 3800 euros.