Un millar de personas no pueden acceder al concierto de Lady Gaga por la venta de entradas falsificadas

El ciclón Lady Gaga arrasa a su paso por Madrid

madrid

| 13.12.2010 - Actualizado: 14:45 h
REDACCIÓN
Más sobre: músicaSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Cientos de personas se quedaban en la calle anoche, cuando fueron a ver a Lady Gaga en Madrid,

tras descubrir que las entradas que habían comprado, eran falsas o habían sido anuladas por robo. A pesar de este incidente, el Palacio de los Deportes estuvo anoche lleno a rebosar viendo como la cantante se cambiaba de ropa hasta 15 veces en dos horas. Era el último concierto de la artista estadounidense Lady Gaga en su gira 'Monster Ball Tour' por la península, y volvió a arrasar a su paso por el Palacio de Deportes de Madrid en un espectáculo electrizante en el que ha deleitado a sus 'fans' con sus temas más conocidos.

Este último concierto en España ha estado empañado en la previa por la venta de entradas duplicadas tras ser falsificadas, lo que impidió acceder al recinto madrileño a un millar de personas, según ha confirmado a Europa Press un portavoz del servicio de seguridad.

Este hecho ha desencadenado momentos de tensión entre los servicios de seguridad y el numeroso público que se agolpaba deseoso de asistir al concierto de Lady Gaga, si bien no se han registrado incidentes de relevancia.

Al salir al escenario recién llegada de Lisboa, en donde actúo el pasado viernes, la cantante neoyorquina ha deslumbrado a los aficionados que sí pudieron acceder al Palacio de Deportes con lo mejor de su repertorio, aunando la música con una puesta en escena singular, preñada de vestidos bizarros y de 'performances' cada vez más imposibles.

De esta forma, el Palacio de Deportes se ha plegado ante la voz de la diva norteamericana, que ha sido señalada por la crítica como la digna sucesora de Madonna y que, con tan solo 24 años y en los inicios de su trayectoria, acumula éxito tras éxito en la gira mundial 'Monster Ball Tour'.

A lo largo de un par de dos horas, Lady Gaga se ha zambullido en un remolino cromático en el que reinaban, alternativamente, los colores más estridentes y los tonos más tétricos, auspiciada, en todo momento, por un séquito de bailarines al servicio de sus más nimios caprichos escénicos.

Las entradas para el espectáculo, que ella misma había descrito como la primera ópera pop-electro de todos los tiempos, estaban agotadas desde hacía meses y la artista no ha defraudado a sus "pequeños monstruos" de Madrid, a quienes se ha dirigido, alto y claro, durante todo el concierto.

UNA GIRA MONSTRUOSA

El pasado 7 de diciembre, la cantante neoyorquina puso patas arriba el Palau Sant Jordi de Barcelona con un espectáculo directo y radical en el que no defraudó a sus 'fans' de la Ciudad Condal, quienes habían agotado las entradas para el espectáculo hacía ya varios meses.

Durante su gira, que le ha llevado hasta el momento por Francia, Portugal, Polonia y Bélgica, entre otros países, la artista estadounidense ha estado presentando su disco 'The Fame Monster' (2009), que incluye versiones de sus mayores éxitos y nuevas canciones como 'Alejandro' y 'Telephone'.

Stefani Joanne Angelina Germanotta, conocida como 'Lady Gaga', debutó en el año 2008 con su álbum 'The Fame', del que vendió millones de copias y con el que se aupó a las listas de éxitos de todo el planeta con temas como 'Poker Face', 'Bad Romance', 'Paparazzi' y 'Just Dance'.

La cantante, que ha vendido unos quince millones de discos a lo largo de su meteórica carrera, se coronó como la gran triunfadora de los Brit Awards 2010 con tres galardones --Mejor Album Internacional, Mejor Artista Femenina en Solitario y Mejor Artista Revelación Internacional--.

La diva del pop continuará su 'tour' mundial en la ciudad de Londres, donde actuará los días 16 y 17 de diciembre. Acto seguido viajará a París, en donde ofrecerá sus dos últimos conciertos antes de un merecido parón navideño para ponerse en marcha, de nuevo, el próximo mes de febrero.